El vocero de la Arquidiócesis de México, consideró que no deberían permitir la realización de la marcha de la comunidad LGBTI, al considerarla una “provocación”; teme por la “dictadura gay”.

N-A12-EU220916-1_Drupal Main Image.var_1474520837

Regeneración, 22 de septiembre 2016.- Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis de México opinó que las autoridades de la Ciudad de México no deberían permitir que se realice la marcha de colectivos de la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual, travesti, transgénero e intersexual (LGBTI) el próximo 24 de septiembre, ya que será el mismo día que la movilización del Frente Nacional por la Familia.

En entrevista para un medio de circulación nacional, el vocero advirtió que si algún incidente se presenta durante las manifestaciones responsabilizarán a las autoridades de la capital del país por su “imprudencia” al permitir la marcha, ya que el Frente Nacional por la Familia había anunciado la marcha con meses de anticipación.

“Si sucede algo será a causa de esta imprudencia de las autoridades. Nosotros de antemano los responsabilizamos. De pronto salen estos colectivos a decir que también lo van a hacer, eso es una provocación, es algo muy irresponsable. La autoridad debe salvaguardar la paz, no lo debe permitir, no permitirlo no reprime sus derechos, pueden hacerlo otro día en otro momento, en otro lugar, no al mismo tiempo”, consideró.

A su parecer, el pasado 10 de septiembre, los integrantes del Frente realizaron la marcha de forma pacífica y respetuosa, aunque olvida mencionar que la marcha no es sólo para defender a la familia, sino para cuartar los derechos de las personas pertenecientes a la comunidad LGBTI.

Hugo, aseveró que la marcha de la comunidad gay el mismo día “no es libertad de expresión, aunque no vayan a hacer ningún acto violento, pero es claramente una confrontación”.

Y resaltó que si los padres de familia y los fieles marcharan al mismo tiempo el día del orgullo gay sería un “escándalo internacional” y se les calificaría de “intolerantes y provocadores”, aunque una vez más, olvida que la marcha gay no es una manifestación en contra de ningún sector de la población, sino a favor de la igualdad de derechos.

Además, el vocero de la Arquidiócesis de México rechazo que estén provocando o incitando al odio, afirma, que únicamente responde a las “agresiones” de los colectivos de la comunidad LGBTI y reitera que, de no responder a las supuestas agresiones, estaríamos sometidos “a lo que se ha llamado la dictadura gay”.

Con información de El Universal.