Sismos con epicentro en CDMX por extracción de agua y construcciones

Los sismos se atribuyen también a las características físicas del terreno blando donde se encuentra la capital y donde convergen seis fallas geológicas.

Regeneración, 17 de julio del 2019. Juan Manuel Espinosa Aranda, director General del Centro de Instrumentación y Registro Sísmico, aseguró que microsismos registrados en la Ciudad de México «son originados por la constante extracción de agua del subsuelo» y a las grandes construcciones que se realizan en las zonas epicentrales.

«La constante extracción de agua del subsuelo ha desgastado o removido las capas de arcilla y de otros materiales que, incluso, ocasionan el hundimiento de la capital, pues “no permitimos el llenado de los mantos con el suficiente líquido proveniente de la Cuenca del Valle de México”.

El funcionario dijo, a El Universal, que estas condiciones han provocado fracturas en el suelo de la capital, y que si bien ahora son sismos ligeros la intensidad de los mismos puede incrementar.

LEER MÁS:  INM: 616 elementos vigilarán paso de connacionales de Tamaulipas a Qro

«Ahora son ligeros, podrían intensificarse si no evitamos la extracción del líquido, pues con ello también evitaremos el hundimiento de la Ciudad de México, situación que también genera sismos”.

EL TERRENO, LOS OTROS FACTORES

Esto se suma a las características físicas del terreno donde se encuentra la capital del país, por donde convergen seis fallas geológicas: Chiquihuite, Santa Catarina, Falla Santa Fe, Ayotuzco, Tenango y La Pera, apuntó Espinosa Aranda.

Añadió que la Ciudad se encuentra en uno de los más importantes rasgos fisiográficos del país: la Faja Volcánica Trans-Mexicana, la cual abarca desde el golfo de México hasta el Océano Pacífico.

LEER MÁS:  Inician operaciones piloto 40 trolebuses, beneficiará a 275 mil habitantes

Por lo que no descartó otra causa: la acumulación de tensión regional que esto provocara, o bien, el hundimiento del Valle de México podría originar tensiones que, si bien no generan propiamente sismos, sí pudieran dispararlos.

Espinosa Aranda habló sobre la composición del suelo de la Ciudad de México que es un asunto de gran relevancia, “pues la sismicidad alta se concentra en el terreno blando, el cual está localizado en algunas zonas del Valle de México”.

Aunque en esta zona también existen remanencias volcánicas, donde dominan el Popocatépetl (actualmente en actividad), el Iztaccíhuatl, el Ajusco y, en el Estado de México, el Nevado de Toluca.

LEER MÁS:  AMLO propone consultar a todas las partes en el tema del outsourcing

De allí que la actividad sísmica de la Cuenca de México y sus alrededores “es poco numerosa y de baja magnitud”, aunque sí llegan a registrarse varios movimientos al año, como los del fin de semana.

cargando...