Termina ‘neutralidad de la red’, promovida por republicanos en Estados Unidos

Los proveedores de internet podrán cobrar, a discreción, más por entrar a determinados sitios web y aplicaciones; o bloquearlos.

 

Regeneración, 14 de diciembre de 2017.- Entre protestas, la agencia que regula las comunicaciones en Estados Unidos puso fin el jueves a la «neutralidad de la red», el principio por el cual los proveedores de Internet tratan de manera equitativa el tráfico, en medio de un enconado debate sobre la libertad en línea.

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), en una votación de 3 a 2, aprobó una propuesta del presidente designado por los republicanos, Ajit Pai, quien dijo que se propone acabar con reglas «torpes» que desalientan la inversión y la innovación. Con lo votado el jueves, se desmantela una serie de principios establecidos durante el gobierno de Barack Obama.

LEER MÁS:  Rusia aprueba ley contra “propaganda LGBTTTI”

Los partidarios de la nueva propuesta argumentan que la misma fomenta la innovación y la inversión al suprimir pesadas cargas regulatorias, pero sus críticos sostienen que podría liquidar la «internet abierta» y permitir a las grandes empresas de banda ancha elegir qué personas pueden acceder al tráfico en línea y perjudicar a los consumidores.

En el momento en el que la regulación comience a aplicarse, las compañías proveedoras de internet podrán decidir qué portales bloquear o ralentizar, incluidos los de medios de comunicación o difusión de vídeo, y solo estarán supeditadas a hacerlo público.

LEER MÁS:  Rusia aprueba ley contra “propaganda LGBTTTI”

Los comisionados republicanos, incluido Pai, argumentaron que la decisión supone acabar con una regla que trataba con «mano dura» a la industria de proveedores de internet ante «hipotéticos daños».

Por su parte, las dos comisionadas demócratas expusieron las consecuencias negativas que podría tener la supresión de la «neutralidad en la red» en consumidores y pequeñas empresas proveedoras de contenido.

La votación tuvo que ser suspendido durante unos minutos por «motivos de seguridad» y, paralelamente, se registraron manifestaciones contra la decisión en el exterior de la sede del regulador en Washington.