Colectivos de usuarios de cannabis afirman que el Congreso aprobó una ley a favor del mercado, no de los consumidores, y que abre la puerta al crimen

Regeneración, 23 de noviembre, 2020. La reciente despenalización de la marihuana que aprobaron los senadores el pasado 20 de noviembre tiene una cara neoliberal, advirtieron colectivos de usuarios de cannabis y economistas. A pesar del entusiasmo que mostraron algunos ciudadanos, el dictamen que aún revisarán los diputados antes de entrar en vigor, tiene considerables fallas y carencias.

La cara neoliberal de la reciente despenalización

El economista Eduardo Esquivel, señaló que la iniciativa «adolece de muchas fallas y entrega a las farmacéuticas nacionales y extranjeras el mercado de esta droga».

Esquivel mencionó el ejemplo del modelo uruguayo que permite el consumo de la marihuana; «es el gobierno el que controla la comercialización del producto y no las empresas privadas«, como se contempla en México.

Tampoco contempla la prevención del consumo de marihuana en menores ni «dotar recursos para la investigación de uso del cannabis con fines medicinales«, señaló.

«No es nada novedosa, ni de izquierda», señaló Esquivel, además; Milton Friedman, «máximo referente de la escuela neoliberal de Chicago«, es el pionero de la liberalización del mercado de las drogas.

Por eso, afirmó, la nueva ley «no frenará la violencia que ejercen los grupos de la delincuencia organizada«; pero al mismo tiempo «será un gran negocio para las farmacéuticas tanto nacionales como extranjeras«.

Nueva ley favorece narcomenudeo y represión: Mariguana Liberación

Por su parte, la Federación Mariguana Liberación, de consumidores de cannabis, señaló que lo aprobado en el Senado propicia monopolios, narcomenudeo y monocultivos.

A través de un comunicado, la organización denunció que los senadores morenistas Julio Menchaca y Ricardo Monreal censuraron y excluyeron su propuesta. Estos senadores también censuraron las propuestas de su propio compañero de bancada, José Narro Céspedes, indicó el coordinador de Mariguana Liberación, Alfonso García. «Fue la única de las 20 iniciativas sobre cannabis que no fue dictaminada, ni incluida en el proyecto de Reforma«, dijo.

A raíz de esta situación, aseguró García, el dictamen «tiene el 80 por ciento de sus artículos equivocados, con contradicciones, incongruencia hacia otros artículos, y hasta con errores de gramática y redacción».

«La nueva ley sigue reprimiendo y persiguiendo brutalmente a los consumidores. Actualmente por consumir en la vía pública se les aplica una pequeña sanción administrativa, pero con la nueva Reforma aplicarían multas de miles de pesos«, advirtió.

«La nueva ley sobre cannabis favorece al narcomenudeo, a la usura de monopolios transnacionales y al consumo de menores de edad. Tampoco contempla todos los beneficios de los usos ecológicos de los cannabis, como utilizar la fibra de la planta en lugar de los árboles y los derivados de petróleo».

El dictamen se olvida de la sustentabilidad

«No genera ingresos públicos al sector Salud, mientras que la propuesta de Mariguana Liberación ofrece 5 mil millones de pesos anuales al Sector Salud, 4 mil a campesinos y campesinas; el rescate de miles de hectáreas de bosques y selvas, y la descontaminación de suelos por medio de la fitorremediación con el cultivo intensivo de cannabis«, señaló el colectivo.

Además, agregó que el dictamen «favorece monocultivos de cannabis que son erosionantes, así como cultivos bajo techo que desperdician agua y energía y rompen los ciclos rurales y forestales».

Finalmente, adelantó que realizarán movilizaciones a San Lázaro «para lograr nuestra participación ciudadana. Al tiempo que vamos a litigar con el Senado por excluirnos del debate, y por excluir la iniciativa del Senador José Narro».

Mariguana Liberación es una federación de seis asociaciones civiles, dos cooperativas y nueve colectivos. Afirma que desde hace 20 años se moviliza e investiga para lograr la despenalización del cannabis.