Carlos Calderón vio a muchas familias contagiadas de COVID-19 desintegrarse; quienes sobrevivieron a la enfermedad no sólo se enfrentaron a los efectos secundarios, también vivieron el duelo que les trajo la muerte. El paramédico nunca había experimentado algo similar, aunque tiene 23 años de experiencia.

Aseneth Hernández, 22 de marzo 2021. El fundador de Ambulancias Soporte Médico, Carlos Calderón, presenció la desintegración de muchas familias a causa de la COVID-19; ya que en algunos casos varios familiares se contagiaron y quienes sobrevivieron no sólo se enfrentaron a los efectos secundarios, también vivieron el duelo que les trajo la muerte.

Con 23 años de trayectoria en el sistema de atención médica prehospitalaria nunca había experimentado una situación similar.

¿Cuál es la lección que te dejó la pandemia a nivel personal?

-Vimos muchas familias acabarse. Nos tocó vivir [algunos] casos donde varios integrantes salieron infectados, varios fallecieron. La verdad es que en ese tema sí nos tocó vivir muchas cosas que se enfocaron a la perdida de la integración familiar, al estrés de las personas que sobrevivían luego de saber que se habían ido sus familiares. Fue muy duro vivir esa parte.

– ¿Y a nivel profesional?

– En el sistema de salud o en temas de atención prehospitalaria te diría que es increíble lo que vivimos. Yo creo que nunca nadie se imaginó que íbamos a vivir algo así, que el sistema de salud a nivel mundial se fuera a romper de esta manera. Quedamos rebasados completamente en el sistema hospitalario, en el sistema extrahospitalario.

Definitivamente la mayor lección que podría pensar a nivel de salud es que tenemos que seguir creciendo y desarrollando nuestro sistema de salud. A nivel empresa, [la importancia] de manejar mecanismos de prevención de ese tipo de situaciones.

Un año en pandemia

A un año de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara el brote, provocado por el SARS-CoV-2, como pandemia y de que el gobierno federal de México decidiera mandar a toda la población, del sector no esencial, a confinamiento para evitar la propagación del virus.

En la República Mexicana este tipo de coronavirus cobró la vida de 196 mil 606 personas; aunque la Secretaría de Salud estima que, hasta la fecha, provocó el deceso de 217 mil 216 hombres y mujeres. Además, aproximadamente han ocurrido 2 millones 182 mil 188 contagios; de los cuales 1 millón 724 mil 794 se recuperaron.

LEER MÁS:  Reino Unido detecta nueva cepa de Covid-19; es descendiente de variante Delta

Al respecto, Carlos Calderón dice a Regeneración que el cambio en su ritmo de trabajo «fue muy drástico» los primeros días del confinamiento; ya que las autoridades federales suspendieron eventos masivos en teatros, cines, parques y auditorios grandes. Por lo que los servicios que proporciona su empresa en esos eventos se cancelaron.

Otro cambio se derivó a partir de la reducción de la circulación de vehículos porque, con el cierre de actividades, las aseguradoras disminuyeron la carga de trabajo. Sin embargo, en abril y mayo se disparó la solicitud de servicios de traslado en ambulancias, por el incremento de contagios de COVID-19.

«El cambio fue dramático. […] Eran demasiados servicios al día los que cubríamos», expresa el técnico en emergencias médicas.

Las personas que trasladaron en un año fueron de diferentes edades, desde los 20 y hasta los 90 años; pero los que tuvieron más complicaciones fueron los adultos mayores. Sólo hubo algunos casos de personas jóvenes o adultos de edad media que tenían daño pulmonar grave.

Adquisición de equipo

Por ello, tuvo que adquirir ambulancias, incrementó el número de unidades médicas de 3 a 6. Aunque en este momento no se encuentran en circulación todas, debido a que hubo una disminución en el volumen de trabajo a inicios de febrero.

Carlos Calderón subraya que «fue muy tajante como disminuyó la cantidad de pacientes COVID. Digo, afortunadamente [sobre todo] después de la saturación que hubo en diciembre y enero de hospitales y que no parábamos. Prácticamente de una semana a otra se terminó la cantidad de pacientes».

En este sentido, afirma que él y su personal están más tranquilos porque pueden rotar sus horarios y descansar; situación que no sucedía cuando los contagios se dispararon.

Además, tuvo que comprar tres cápsulas más e implementar el uso de equipos médicos tyvek, máscaras de filtración de partículas, caretas, googles y «mucho equipo que habitualmente no se utilizaba en el sistema de ambulancias».

El paramédico relata que eso sucedió a causa de los protocolos de bioseguridad que emitieron las Secretarías de Salud Federal y de la Ciudad de México; así como la Cruz Roja Mexicana. Aunado a ello, Ambulancias Soporte Médico desarrolló sus propios lineamientos.

LEER MÁS:  Una pandemia que deja 50 mil muertes a la semana, está lejos de terminar: OMS

«Se empezó a utilizar por el desconocimiento de a que nos estábamos enfrentando como proveedores de salud», añade.

Impacto económico

Carlos Calderón describe que el impacto económico sucedió durante los primeros meses de la pandemia en México. «La realidad es que por la cantidad de servicios que habría después por la COVID-19, pues todos los ingresos que teníamos de otros servicios se sustituyeron por los de pacientes», comenta a Regeneración. Además, explicó que el incremento de los traslados ocurrió porque la empresa proporciona servicios a aseguradoras; las cuales empezaron a cubrir esos servicios dentro de sus pólizas.

Prevención de contagios entre el personal

Sobre este tema, Calderón destacó que los contagios del virus SARS-CoV-2 del personal de salud ocurren al retirarse los equipos de protección sanitaria porque mientras los tienen puestos las probabilidades de que ocurra un contagio son casi nulas. Incluso, su personal utilizaba triple guante. «Ese era el punto más crítico para que ocurriera la contaminación del personal», expresa.

Independientemente de ello, siempre fue enfático e insistente en el uso obligatorio de cubrebocas, lavado constante de las manos y la descontaminación al entrar o salir de instalaciones. El experto en salud dice a Regeneración que exageraban los métodos de prevención.

En Ambulancias Soporte Médico sólo hubo 2 contagios de trabajadores, ambos ocurrieron el año pasado y no tuvieron secuelas de ningún tipo.

Vacunas en instituciones privadas

La mayoría de las personas que laboran en Ambulancias Soporte Médico no han recibido la vacuna contra la COVID-19 porque es una institución privada. El técnico indica que sólo algunos trabajadores que también trabajan en el sistema de salud público fueron inmunizados.

«A todas las empresas de ambulancias que son sistema privado no se les ha vacunado. Igual que [el personal de] los hospitales privados», dice Carlos.