El beso de la libélula (poema)

Por favor mujer, no desesperes, que el día en que decidamos perdernos juntos, llegará.

libélula

Por:Jorge Pino Bocanegra y Melisa Monserrat Chacón Téllez

¿A qué edad mueren las libélulas?

-No lo sé, una semana o tal vez un mes,

Pero es seguro que en ese pequeño tiempo

 La libélula conoció el amor.

 

Volaste entre las flores del riachuelo

Con esos ojos que nunca miraron a ningún sitio fijo

Con esas alas que rompen el aire

Con esas patitas que rozan el suelo

Con esos labios que sangran amores

Con ese corazón que exige consuelo.

Y nunca lo pensé de esta manera

Pero beso tras beso

Desnudaste mis alas

Escondidas por el frío

Y el miedo

Y posaste tu mirada sobre mí

Y cerraste las alas

Cayendo en picada

Astro malherido

Enviado de los cielos

No conforme con cogerme

Entre tus fauces

Junto a la luna

Y las estrellas

Anidaste.

Ahora, humos, ceniza

Efímeras neblinas

De sentimiento

Puro, sincero.

Tus ojos cantan historias

Pero nombran

y vuelven a ebocar

 Riesgos

Que ya no quedan

Posibilidad de vivir

Aires que no matan

Pero sofocan al viento

Y te lo digo con

La mano en el pecho

Que por más que me resisto

No dejas de existir

Pues te filtras

En todos mis tiempos

A cada silencio

Si tan sólo dejaras

De encadenarte

A eslabones

Para librarte de tus miedos

De inventar

Estúpidos pretextos

Es que nunca ha sido fácil

Es tan arduo intentar

E intentar besar

Unos labios que

Viven de ilusiones

Prisioneros de la fantasía

De lo irreal

Y nuestros futuros

Nuestras ilusiones

Se escurren

Lágrima tras lágrima,

Lluvia acida

 De esperanzas derramadas

De tenernos juntos

Abrazados, estrechos

Sin embargo estoy segura

Que un día se te confesará el amor

Y una avalancha

Enterrará tu contradictorio corazón

Y te quebrará

Y como el riachuelo

El cortejo fluirá por tus venas

Hasta llegar a tu cerebro

Pieza por pieza

Esa armadura que llevas en el

Pecho

Se ira desvaneciendo

Al matar con un trágico y hermoso final

Tu desgraciada, maldita

Inconsolable soledad

Y tus ojos volverán a sus cuencas

Y tu sonrisa retornará a tu boca

Y tus manos al final de tus brazos

Y tu alma al centro de tu cuerpo

Lágrimas caen desde mis sesos

Que se aferran a este maldito miedo eterno

A esa promesa malherida

Mis manos se afianzan a creer que el tiempo

Desgasta al más puro de los amores

Y la rutina, hipócrita genocida

De caricias, roces,

Besos honestos

Es que mi pecho no me deja separar

Esta inquebrantable dualidad siamesa

Del glorioso amor

Y el tremendo miedo

Esta realidad aquí me tiene

Respirando y también desfalleciendo

Pero algún día me arrancaré los peros y los miedos

Miraré tus ojos con tal ternura

Que brotarán flores

Más allá de lo visible

Y por fin ahí estará

Esperándome tu alma vanidosa

Y sin dudarlo

Me aventaré

Ciegamente

Al vació de tus labios

Y el viento arrancará mis fobias

Y junto con la luna

Tomaré tu mano

Hasta que el mundo aguarde su colapso

Por favor mujer, no desesperes

Que el día en que decidamos perdernos juntos

 Llegará

Ese día de soñar viajes y futuros los dos

Solamente los dos

Llegará

Ninguno de los dos podrá evitar

La tormenta del amor

Sentencia forjada por los astros,

Y llegará

Aquel día donde tu lengua

Me incite al colapso

Y en una danza

De sudores

Mis partes rotas se unirán

Nuevamente

Y después de un gemido prolongado

Susurraré un te amo

Como nunca lo había dicho

Como nunca lo habías escuchado

Te amo, te amo.

Ya sabes que aquí siempre te he esperado

Y tal vez

No sea el momento ni el lugar adecuado

Pero……….

Aquí te espero

Anhelo de tus aguas, lluvia,

Que regreses a mi cielo

Aquí te espero……….

Comentar con facebook