Compartir

Donald Trump besó a la fuerza a su exempleada de campaña de 2016, Alva Johnson, lo que provocó que ésta generará angustia y trauma psicológico

Regeneración, 25 de febrero de 2019. Donald Trump una vez más está en la polémica y no precisamente por su racismo, el muro fronterizo o su estrategia geopolítica contra Venezuela, sino por lo que con anterioridad ya se había dado a conocer: su misoginia y machismo.

Y es que esta vez, la exempleada de la campaña de 2016 de Donald Trump, Alva Johnson, levantó una demanda por su “conducta sexualmente depredadora”, pues la besó sin su consentimiento, justo minutos antes de un mitin en Florida del 2016.

LEER MÁS:  Trump solicita 500 millones de dólares para financiar la 'transición' en Venezuela

La afectada, Alva Johnson, comunicó que esta demanda federal contra Trump es por insinuaciones no consensuadas en el mes de agosto del 2016 en Tampa, Florida.

Según las declaraciones de la mujer, Trump “le sujetó la mano y no se soltó” y la besó de sorpresa, mientras ésta impactada se quedó helada por dicha situación.

En este mismo sentido, Alva Johnson, enlistó las afectaciones que tuvo sobre este tema: “angustia, trauma psicológico, humillación, pérdida de la dignidad, invasión de la privacidad y otros daños”.

LEER MÁS:  Discriminan a la hija de la Gaviota, Sofía Castro, en EU

Por otro lado, Sarah Sanders, secretaria de prensa de la Casa Blanca, defendió a Trump a toda costa, pues dijo que estas declaraciones eran inventadas, pues según tiene testigos.

“Esto nunca sucedió y se contradice con los varios testimonios de los testigos creíbles”, defendió Sanders.

Finalmente, con respecto al presidente de EU, Trump, el cual ha sido señalado por abuso sexual, acoso y misoginia en distintas ocasiones, no ha colocado nada en su cuenta de Twitter.

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook