Anuncian 20 días de protestas por condiciones carcelarias en EU

En EU, presos de al menos 17 estados se sumarán a protestas del 21 de agosto al 9 de septiembre:  huelgas de trabajo, huelgas de hambre y sentadasRegeneración, 18 de agosto del 2018. Presos de al menos 17 entidades de los Estados Unidos realizarán 20 días de protestas por la malas condiciones carcelarias, mismas que calificaron como «esclavitud».

Las demandas de los prisioneros se centran en «mejoras inmediatas a las condiciones de las cárceles» y «el fin inmediato de la esclavitud penitenciaria».

Otro de los puntos que los presos ponen a debate son las leyes federales que impulsaron el encarcelamiento masivo y dificultaron a los reclusos demandar a funcionarios por posibles violaciones de derechos.

Entre sus demandas se encuentra el fin de las disparidades raciales en el sistema de justicia penal y un aumento de los programas de rehabilitación en las cárceles.

LEER MÁS:  No hay confrontación con EU, AMLO tras reunión con fiscal Barr

A las peticiones generales se suman las locales y regionales específicas que hacen los presos.

Por ejemplo en Carolina del Sur también se concentran en conseguir que los presos tengan derecho a votar, y, por supuesto, mejorar las condiciones en el estado que ayudaron a inspirar las protestas de este año.

El portal de Vox presentó una larga entrevista titulada Los prisioneros de América van a la huelga.

«Los presos en los Estados Unidos planean negarse a trabajar y, en algunos casos, se niegan a comer para llamar la atención sobre las malas condiciones de la prisión», publicó el portal.

Los reclusos están en contra de  «prácticas laborales de explotación en las instituciones correccionales estadounidenses».

«Los presos quieren ser valorados como contribuyentes a nuestra sociedad», dijo Amani Sawari, un portavoz de las protestas.

«Todos los campos e industrias se ven afectados en cierto modo por las cárceles, desde nuestras placas hasta la comida rápida que comemos en las tiendas donde compramos», puntualizó.

LEER MÁS:  Ebrard: Con PEF y reforma laboral, México cumplió con T-MEC

Entonces, añadió, «realmente necesitamos reconocer cómo estamos apoyando el complejo industrial de prisiones a través de los dólares que gastamos «.

Los problemas laborales penitenciarios recientemente recibieron atención en California, donde los presos han sido reclutados voluntariamente para luchar contra los incendios incontrolables del estado, por el mísero salario de sólo $ 1 por hora más $ 2 por día.

Pero la práctica de usar prisioneros para trabajos baratos o libres es bastante común en los Estados Unidos, debido a una exención en la Enmienda 13, que abolió la esclavitud pero permite la servidumbre involuntaria como parte de un castigo por un crimen.

Para los presos que participan en las protestas, el trabajo a veces forzoso y la paga pobre son efectivamente «esclavitud moderna».

LEER MÁS:  Tres comités del Congreso señalan 'pruebas abrumadoras' contra Trump

Eso, junto con las malas condiciones carcelarias a las que los reclusos culpan por los disturbios en la prisión de Carolina del Sur a principios de este año, han provocado protestas.

Para las prisiones, sin embargo, solucionar los problemas planteados por las manifestaciones requerirá dinero, algo que los gobiernos estatales con problemas de liquidez pueden no estar dispuestos a soportar.

Eso plantea preguntas reales sobre si las demandas de los reclusos pueden o serán escuchadas; observó el periodista Germán López de Vox.

Las manifestaciones se producen dos años después de lo que entonces era el mayor paro carcelario en la historia de Estados Unidos, con protestas en al menos 12 estados en 2016. Las nuevas manifestaciones podrían llegar a ser incluso más grandes que las protestas anteriores.

 

cargando...