Confianza en la 4T; el FMI ratifica línea de crédito a Mexico

México cuenta con criterios sólidos fundamentales macroeconómicos para mantener abierto el acceso a la Línea de Crédito Flexible por 61 mil millones de dólares.

Regeneración, 20 de noviembre de 2020.  El manejo de la economía mexicana que realiza el gobierno de Andrés Manuel López Obrados rinde frutos ya que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ratificó que México cuenta con criterios sólidos fundamentales macroeconómicos para mantener abierto el acceso a la Línea de Crédito Flexible por 61 mil millones de dólares.

El FMI afirmó que, ante los choques asociados a la pandemia, la economía ha demostrado resiliencia. 

Asimismo, la Institución manifestó que las autoridades tienen una trayectoria de sólida gestión de las políticas y están firmemente comprometidas a mantener políticas prudentes. 

El directorio Ejecutivo sostuvo que los recursos a los que tiene acceso México en esta facilidad, más las reservas internacionales y el acuerdo Bilateral abierto con la Reserva Federal de Estados Unidos proporciona un seguro.

LEER MÁS:  Se suman ocho países a la agencia espacial de México y Argentina; iniciará operaciones en 2021

Lo que significa que cuenta con una disponibilidad de 313 mil 546 millones de dólares para responder al mercado en caso de un choque financiero.

Esta cantidad resulta al sumar 194 mil 362 millones de dólares y activos internacionales que ha acumulado el Banco de México.

Además, los 61 millones de dólares de la Línea de Crédito Flexible y 58 mil 158 millones de dólares libres de la línea swap pactada en marzo entre Banxico y la FED.

El FMI indicó que México cumple con todos los criterios de habilitación necesarios para acceder a los recursos de la LCF.

LEER MÁS:  Un hecho histórico, la reforma laboral de México: OIT
 Dicho organismo internacional resaltó los siguientes puntos cumplidos: 
  • Una deuda pública sostenible y finanzas públicas sanas, con una política fiscal sustentada en la ley y riesgos para la deuda manejables.
  • Una inflación baja y estable, así como expectativas de mediano y largo plazo bien ancladas, en el contexto de un marco sólido de política monetaria y cambiaria.
  • Un historial de acceso estable y en términos favorables del Gobierno a los mercados internacionales de capitales.
  • Una posición adecuada de reservas internacionales.
  • Un sistema financiero robusto y solvente, así como una supervisión efectiva del sector.