Empresas donatarias, como las que financian a MCCI, cometen abusos impresionantes: SAT

La transparencia «es una regla de oro de la democracia», dijo AMLO; es una contradicción que «Mexicanos Contra la Corrupción» no transparente donaciones

Regeneración, 12 de noviembre de 2020. Hay un «abuso impresionante» de la figura fiscal de las empresas donatarias; empresas como las que financian a la organización del empresario Claudio X González, ‘Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad‘ (MCCI).

Así lo informó Raquel Buenrostro, titular del Sistema de Administración Tributaria (SAT) la mañana de este jueves, ante la pregunta de una reportera.

La funcionaria indicó que a estas «donatarias» se les fiscaliza poco. Explicó que están reguladas por el Código Fiscal para hacer sus donaciones deducibles. Sin embargo, abundó, han abusado de la figura al evadir auditorias y algunas utilizan factureras.

PiSA, responsable del desabasto de medicamentos, financia a MCCI

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador expresó que la transparencia «es una regla de oro de la democracia». Por eso es una contradicción que «Mexicanos Contra la Corrupción» no transparente las fuentes de su financiamiento.

MCCI aparece en Hacienda como beneficiaria de billones de personas

La explicación de la titular del SAT

El esquema de donatarias está regulado en materia del Código Fiscal porque hay algunas donatarias que requieren autorización del SAT para que puedan hacer sus gastos deducibles y sus ingresos. Esa es la clave del asunto. Tienen muchas obligaciones de ley, ya por ley tienen que ser transparentes. Desafortunadamente, desde que se inventó la figura se ha abusado muchísimo de ella y casi nadie reporta.

Y, además, todos estos años, así como algunos sectores, como la industria farmacéutica, nunca se revisaron, nunca se les ha hecho una auditoría. Es el caso de las donatarias, nadie las supervisaba y acreditaban absolutamente todo.

Por ejemplo, yo hace poquito comparecí en el Senado y comentábamos algunos ejemplos, que decía: Por ley, todas las donatarias autorizadas sólo pueden gastar el cinco por ciento de sus aportaciones de los donativos para gastos de administración.

LEER MÁS:  Por primera vez eligen a dos mujeres presidentas de las salas de SCJN

¿Por qué?

Si es verdad que toda la gente está aportando para una causa sin fin de lucro, pues es importante que ese dinero que con el esfuerzo todas estas personas están aportando para una buena labor, pues se gaste en esa buena labor.

Sin embargo, tenemos donatarios que tienen hasta el 50 por ciento en gastos administrativos y lo gastan tres personas: el director, el administrador y un jurídico. Y ve uno las cuentas y es un abuso.

Hemos detectado comidas en lugares turísticos carísimas para dos o tres personas. Hay un abuso impresionante, y todo esto lo deducen y lo meten como gasto acreditable.

Otra cosa que ha estado sucediendo, por ejemplo, es que mucho lo manejan en efectivo. Manejan mucho flujo en efectivo y usan esquemas muy parecidos a las factureras y a las empresas de lavado de dinero.

También, si uno revisa los gastos de las donatarias, muchas de las empresas a las que contratan para dar servicios aparentemente para una buena labor son empresas factureras. Tienen muchísimas empresas factureras.

No estamos diciendo que sean todas, pero sí el SAT tiene registrados un poco más de nueve mil empresas donatarias. De esas nueve mil donatarias no todas se portan de esa manera, pero sí tenemos un buen grupo identificado.

En la medida, por ejemplo, ahorita también para la pandemia, también hay muchas fundaciones de salud, entonces hemos estado revisando.

Nos acreditan gastos y cuando nos metemos a la revisión de los gastos presentan facturas que ni siquiera están a nombre de la fundación; o hacen donativos de bienes y activos que no pueden acreditar la propiedad, dicen: ‘Yo voy a donar esto y que vale 100 millones de pesos’. Cuando va a revisar nunca hubo un gasto ni un acreditamiento ni nada que demostrara que eso es un bien nuevo adquirido y que se está donando.

Entonces, hay muchas irregularidades. No son todas las donatarias, pero sí es una gran mayoría. Y este tipo de empresas, sobre todo las que son donatarias para actividades sociales y humanistas, tienen mucha contratación de servicios que son muchas asesorías y muchas son factureras. Entonces, sí tenemos de todo.

LEER MÁS:  Avanzan las gestiones de asilo para Julian Assange

Y antes no teníamos en materia fiscal nada para tener un cierto control. En la miscelánea para el 2021 nosotros propusimos -y el Congreso nos hizo favor de aprobar- algunas modificaciones al Código Fiscal. Precisamente porque como no hay ninguna sanción, pues la única sanción es quitarles la autorización.

¿Cuáles son los que tienen problemas?

Los que se han portado mal. Los que se han portado bien no tienen ninguno, porque están al corriente en todos sus informes, presentan su información, son transparentes.

Se tiene la obligación de entregar al SAT, todas donatarias autorizadas, un informe anual, siempre. Hay donatarias que no han entregado informes de los últimos cinco o siete años y no hay ninguna sanción.

Entonces, el tema ahorita es que ya va a empezar a haber sanciones porque todas estas donatarias que están recibiendo dinero de gente que cree que se va a utilizar para un bien sin lucro, pues se está destinando a otras cosas.

Entonces, tenemos que hacerlo más transparente, que la gente se sienta confiada de que si dona ahorita para el COVID pues se va a ir al COVID o para otra cosa, o para lo que sea, pero que el destino está bien aplicado; y los que no lo apliquen bien, pues se les va a tener que hacer una auditoría, revisar y si no pueden acreditar que el destino del recurso fue para un bien sin lucro, para el fin que fue autorizado, entonces se va a retirar la autorización.

Por ejemplo, nosotros tenemos donatarias del sector Salud que tienen farmacias y que hacen contratos con el sector público; entonces, reciben los donativos y, en lugar de dar el donativo al hospital, compran insumos, compran cosas de farmacias y luego hacen el contrato con la institución y luego acreditan ese gasto.

Entonces, sí hay muchas irregularidades y sí se cabildeó muchísimo por la iniciativa privada esta iniciativa en el Congreso para que no pasara y esa es la gran preocupación.