‘Es distinto ser borracho que cantinero’: Slim sobre Trump

Para el empresario mexicano si Trump llega al poder destrozaría la economía de Estados Unidos.

 

carlos-slim

Regeneración, 04 de noviembre de 2016.– Carlos Slim, empresario mexicano que hace poco fue acusado por Donald Trump como un enemigo de su campaña presidencial indicó que las propuestas del candidato republicano de poner altos impuestos “destrozaría la economía” estadounidense.

Durante la clausura de las jornadas de la Fundación Círculo de Montevideo, slim indicó que “los efectos serían muy graves para Estados Unidos que importa bienes de consumo de todo el mundo. Si (Trump) grava con un impuesto del 35 por ciento las importaciones, y todos las compras que se hagan aumentan un 15 ó 20 por ciento, por ejemplo, destrozaría la economía con una inflación brutal”.

LEER MÁS:  Slim contento con Sheinbaum, sabe que la economía está fuerte: AMLO

Entre otras cosas, Slim critió la propuesta del republicano para construir un muro fronterizo, pues aunque lo ponga, “igual la gente llega por aire en avión o hace túneles”, bromeó.

Como se dice en México: “no es lo mismo ser borracho, que cantinero”.

Además de Slim, en el evento participaron los ex presidentes de Iberoamérica, como Felipe González (España), Julio María Sanguinetti (Uruguay) y Leonel Fernández (República Dominicana), quienes también hablaron en contra del magnate republicanoA

unos días de las elecciones en el país del norte, otros ex mandatarios, como Leonel Fernández, se mostraron escépticos a la victoria de Trump, pues no lograría los votos suficientes.

“De los 270 colegios electorales necesarios para ganar las elecciones, Hilary Clinton tiene 263, Donald Trump 148 y quedan 127 sin definir. Aunque Trump gane Florida, que proporciona 29 colegios electorales, tiene muy difícil lograr la victoria”, dijo Fernández.

LEER MÁS:  Slim contento con Sheinbaum, sabe que la economía está fuerte: AMLO

Slim no quiso entrar en polémica ante las acusaciones lanzadas por el republicano, quien hace poco lo acusó de interferir en las elecciones por ser accionista del diario The New York Times, quien se pronunció en favor de Clinton.