Un juez ordenó que las oficinas Corporativas de la Cooperativa Cruz Azul, en la Ciudad de México, fueran puestas a disposición del actual Consejo de Administración de la Cooperativa

Regeneración, 6 de agosto de 2020. Las oficinas corporativas de la Cooperativa Cruz Azul, en Ciudad de México, fueron aseguradas por elementos de la fuerza pública.

El órgano esta investigado por presunto desvío de recursos por Guillermo ‘Billy’ Álvarez Cuevas, presidente de la Cooperativa.

El juez 60 de lo Civil en Ciudad de México determinó poner las instalaciones a disposición del actual Consejo de Administración de la Cooperativa.

Aseguran oficinas

Un grupo de policías, actuarios y abogados de los cooperativistas acudieron a las oficinas en Anillo Periférico Sur para asegurar las oficinas del corporativo.

En la orden se señala que “para el debido cumplimiento de lo ordenado, se autoriza el uso de la fuerza pública, y el rompimiento de cerraduras, para lo cual se ordena se giren los oficios de estilo de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México y las demás autoridades de estilo, para que auxilien al actuario ejecutor en el acto de la dirigencia en caso de ser requerido”.

LEER MÁS:  FGE desestimó una de las dos denuncias contra Salgado Macedonio

Según el dictamen del juez las instalaciones debían “pasar al Consejo de Administración, que se encuentra en funciones”.

El Consejo denunció desvíos presuntamente encabezados por Álvarez Cuevas, quien se encuentra prófugo de la justicia luego de que un juez federal con sede en el Altiplano emitió una orden de aprehensión.

Cabe señalar que, Billy Álvarez estaría acusado de presunta delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, según reveló la propia Fiscalía General de la República (FGR).

Será el próximo 26 de agosto cuando se defina el futuro de la cementera y del club de la Liga MX de futbol.

LEER MÁS:  No podemos callar ante una investigación 'irresponsable": AMLO sobre caso Cienfuegos
Desvío de recursos

De acuerdo con la denuncia presentada por el representante legal del consejo, Guillermo Barradas Cendón. Supuestamente Álvarez habría ordenado en diciembre del 2011 el envío de 200 millones de dólares para adquirir bonos a 30 años.

Dichos bonos fueron emitidos por el Departamento del Tesoro y tenían una duración de 30 años. Sin embargo, en enero de 2012, un mes después de la adquisición, Álvarez ordenó su venta.

Y es que durante el periodo del 19 de diciembre del 2011 y el 18 de enero del 2012, hubo un rendimiento para dichos bonos del 6.10%.

Por lo cual, en vez de la perdida reportada de 120 millones 496 mil dólares, hubo una ganancia de 12 millones 200 mil dólares. Por lo que 132 millones 696 mil dólares fueron desviados del patrimonio de la cooperativa.