Por Ricardo Sevilla

RegeneraciónMx.- Durante la jefatura de Gobierno de Miguel Ángel Mancera, la Secretaría de Educación del Distrito Federal (SEDU) pagó casi 2 millones y medio de pesos a Héctor Aguilar Camín con el objetivo fue imponer, a través de talleres literarios, un modelo de lectura tutelado por miembros pertenecientes a la revista Nexos.

A finales de 2015, la administración de Miguel Ángel Mancera dio un contrato por adjudicación directa a la empresa Nexos, Sociedad, Ciencia y Literatura, S.A. de C.V.

La compañía Nexos, tras recibir un monto total de 2 millones 496 mil 975 millones de pesos, se comprometió con la SEDU a implementar el “Servicio para el desarrollo de estrategias para comprender y disfrutar la lectura”.

Aguilar Camín ⎼quien durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari se encargó de impulsar una narrativa favorable al PRI y, en concreto, al proyecto salinista⎼ ordenó al subdirector de la revista Nexos, Bernardo Ortigoza Díaz, que acudiera personalmente, en su calidad de representante legal, a las instalaciones de la SEDU, ubicadas en avenida Chapultepec 49, en la CDMX. Y así lo hizo: el 13 de noviembre de 2015, en compañía de Royfid Torres González, actual coordinador de la Comisión Operativa del partido Movimiento Ciudadano (y en ese momento coordinador General de Educación) y en ausencia del entonces director de administración de la SEDU, Víctor Manuel Tello Aguilar (sólo aparece el facsímil de su firma en sello), Ortigoza Díaz formalizó el convenio.

Aguilar Camín, quien ha sido señalado por intentar tergiversar la historia de México para favorecer a ciertos actores políticos, pactó llevar a cabo la implementación de círculos de lectura en los tres inmuebles más importantes de la SEDU: en Avenida Chapultepec 49, en Justo Sierra 49 y en Venezuela 72, todos ubicados en la delegación (hoy alcaldía) Cuauhtémoc.

Para que los círculos de lectura propuestos por la empresa de Aguilar Camín influyeran en un mayor número de personas, la SEDU estipuló que los talleres deberían ser instrumentados en las “bibliotecas del Distrito Federal”(según consta en el contrato del cual RegeneraciónMx obtuvo copia).

LEER MÁS:  Investigan en Chiapas muerte de Gerry Aranda, periodista de Breitbart

Aunque la Coordinación General de Educación se comprometió a verificar “el desarrollo, control, calidad y cumplimiento del servicio”, lo cierto es que nunca lo hicieron, de acuerdo con la versión de la profesora Norma N, quien trabajó como animadora (así denominaban en tiempos de Mancera a las talleristas que trabajaban en la SEDU, sin remuneración) en los círculos de lectura que se implementaron en el edificio ubicado precisamente en la calle de Justo Sierra 49, en el centro histórico de la CDMX.

“Aquí las cosas son muy simples ⎼cuenta Norma, quien también es licenciada en letras hispánicas por la UNAM⎼ Aguilar Camín quería tres cosas: dinero, vender caros los libros de su editorial (Cal y Arena) y, para acabarla de amolar, convenció al corrupto de Mancera para que, en contubernio con la SEDU, nos enjaretara en todos los talleres los libros de sus amigos. Basta echarle un ojo al catálogo de lecturas para que la gente vea que todos los autores son cuates de Camín”, detalla la tallerista.

México envió 15.4 toneladas con ayuda a Haití y hoy llegarán 3.6 más

Y, en efecto, al consultar el Anexo 1, donde se encuentran las especificaciones del “Proveedor” (Nexos), se puede observar que los 13 títulos que fueron elegidos para llevar a cabo el “Servicio para el desarrollo de estrategias para comprender y disfrutar la lectura”, además de ser libros que forman parte de una colección llamada “Los imprescindibles”, publicados por la editorial Cal y Arena, todos los autores (siete hombres y una mujer) pertenecen al grupo de Aguilar Camín.

Al revisar detalladamente el contrato SEDU/SER/041/2015 no parece coincidencia que entre los títulos que se incluyeron en estas “estrategias para comprender y disfrutar la lectura” figuraran los libros Diatriba de la vida cotidiana, de Rafael Pérez Gay, y El derrumbe de los ídolos, de Héctor de Mauleón, autores que, por lo demás, son descritos en el propio documento como “brillantes, profundos y divertidos escritores”.

De hecho, en el listado que aparece al final del Anexo al contrato por el cual la SEDU pagó 2 millones y medio de pesos, se puede constatar que Nexos logró inocular en los talleres impartidos en las bibliotecas del Distrito Federal (hoy CDMX), cuatro títulos de Héctor de Mauleón, tres de Rafael Pérez Gay, uno de Luis Miguel Aguilar (hermano de Héctor Aguilar Camín), y cinco títulos de escritores que, desde hace más de décadas, forman parte del llamado grupo Nexos, quien, luego de haber sido exhibido recibiendo contratos millonarios por el actual Gobierno Federal, no ha parado de lanzar saetas venenosas contra la administración de López Obrador.

LEER MÁS:  Prevén desabasto de juguetes y adornos navideños en EE.UU. y México

Resulta evidente que, con el aval de Miguel Ángel Mancera, la aprobación de la SEDU y “la insaciable voracidad de Aguilar Camín, ése transa que se llena la boca diciendo que López Obrador es un tirano”, según lo describe la tallerista Norma N., el dueño de la revista Nexos logró imponer la visión de su grupo en los círculos de lectura de la Ciudad de México. Y, por si fuera poco, el columnista de Milenio recibió 2 millones y medio de pesos del presupuesto local (dinero público) para impulsar su propio enfoque.

Al preguntar a Norma N. cuál podría haber sido el interés de Aguilar Camín al imponer este tipo de estrategia de lectura (basada en su propia perspectiva), responde con una frase que parece contener cierta dosis de ironía: “¡Cómo que cuál! ¡El éxito y la felicidad! En serio, no es broma; aquí está, al final del contrato”, dice, mientras señala un párrafo dónde puede leerse: “la seguridad de saber nos hace más curiosos, más libres, más exitosos y más felices”.

“¡Imagínate! ⎼dice finalmente Norma, alzando los brazos y dejándolos caer sobre sus piernas⎼ ¿Quién en su sano juicio podría ser capaz de prometer semejante sandez? Se necesita ser un bobo para que creer que alguien podría ser más libre, exitoso y feliz después de haber leído un libro de Pérez Gay o de Héctor de Mauleón.”

* Escritor y periodista, coordinador de Opinión e Investigaciones especiales de RegeneraciónMx.

Morena acusa al TEPJF de querer quitarle diputaciones