#Opinión: ¿Una era post-ideológica?

Aunque la figura del influencer ya existía desde hace años en redes sociales, el boom de este movimiento surgió en 2018, con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia… algunos, sólo repiten lo que él dice en ‘la mañanera’. Así, sin una ideología propia ni un bagaje cultura.

Aunque la figura del influencer ya existía, el boom de este movimiento surgió en 2018, con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia.
Fotos: Presidencia de la República

Por Miguel Martín Felipe

RegeneraciónMx, 12 de marzo de 2022.- No cabe duda de que vivimos una época que, en muchos sentidos, siempre fue ansiada por generaciones anteriores que, simplemente, no pudieron conquistar lo que ahora tomamos con toda normalidad.

Desde el proceso electoral de 2017 cambió totalmente la dinámica de las comunicaciones durante las campañas, pues había seguimiento de los candidatos fuera de lo mostrado por los medios tradicionales. El debate se prolongaba en las redes sociales, y fue ahí donde los ciudadanos politizados descubrimos que podíamos entablar un diálogo en tiempo real con alcance internacional. Si bien esto no tiene una verdadera repercusión en las urnas, se convirtió en un mecanismo muy eficaz para el intercambio de ideas.

La figura del influencer ya existía desde años atrás en Twitter, Facebook y YouTube. Sin embargo, el boom del movimiento que yo he llamado la “primavera digital mexicana” y el presidente ha nombrado como “benditas redes sociales” tomó fuerza durante el 2018, desde principios de año, cuando realmente comenzaba la guerra sucia en contra de Andrés Manuel López Obrador que, al estar en proceso el éxodo de las pantallas de los medios corporativos hacia el entretenimiento digital por parte del grueso de las audiencias, se configuró la tormenta perfecta para que el hartazgo social y la visibilización del candidato tradicionalmente proscrito lograran por fin un resultado positivo en las elecciones del 1 de julio.

LEER MÁS:  Sheinbaum batea pronunciamiento derechista contra reforma judicial
Aunque la figura del influencer ya existía, el boom de este movimiento surgió en 2018, con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia.

La conferencia matutina

Posteriormente, mientras el régimen de Andrés Manuel López Obrador se iba asentando, la labor de seguimiento de lo que hacía y decía el presidente se fue volviendo un tópico sumamente valorado por las audiencias en redes sociales. Muchos creadores de contenido fueron surgiendo, muchas veces desprovistos de método o bagaje cultural, lo cual nunca fue necesario en tanto se satisficiera la demanda popular, que básicamente ha consistido desde entonces en información referente al Ejecutivo Federal, sino también a la oposición, cuyos postulados son analizados y rebatidos en diversos espacios, aunque el primero de ellos, que se constituye como el núcleo de todo este nuevo paradigma mediático, es la conferencia de prensa matutina que el presidente provee en días laborables y que realmente es lo que marca la agenda para el resto del día, con algunas declaraciones o publicaciones, sobre todo a través de Twitter, que actores políticos o comunicadores realizan durante el resto del día.

Es interesante cómo el paradigma ha cambiado al grado de que nos encontramos hoy más que nunca con audiencias que demandan contenidos de política a manera de entretenimiento. Nos encontramos, incluso, con usuarios de redes sociales que se encuentran y reencuentran a lo largo de todo el día en distintos espacios a diario de manera sistemática, desde las primeras horas de la mañana, en la transmisión de ‘la mañanera’, hasta que los youtubers más trasnochados finalizan transmisión.

LEER MÁS:  Juez libera general acusado de ejecución de 6 normalistas de Ayotzinapa

Una crítica pertinente en todo este movimiento es que se ha prescindido de una ideología genuina. El grado de compromiso de quienes integramos el movimiento es sólo medible en términos de visualizaciones, pero no tuvo una repercusión real en las pasadas elecciones o en el ejercicio de votación para juicio a expresidentes, como no lo tendrá en la revocación de mandato.

Aunque la figura del influencer ya existía, el boom de este movimiento surgió en 2018, con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia.

Sin una ideología verdadera, que no dependa de repetir lo que dice el presidente y que promueva la generación de nuevo conocimiento a partir de la cultura, las artes y la lectura en general, los cimientos del movimiento en lo futuro no serán sólidos y podrían hacerlo colapsar de un momento a otro en ausencia de Andrés Manuel López Obrador y toda la influencia moral e ideológica que actualmente representa.

Construyamos ideas, promovamos la cultura y la literatura como sello distintivo del movimiento, abandonemos el infotainment y la grillería barata. Ya tenemos la atención del pueblo de México, que, como dice el presidente, “es mucha pieza” y se adaptará si lo tratamos a la altura.

Sigue a Miguel Martín Felipe en:
Twitter: @miguelmartinfe
YouTube: Al Aire con Miguel Martín
Facebook: Miguel Martín Felipe Valencia