La coreógrafa Jessica Sandoval dirige Pronto será de día, una adaptación dancística de El marinero de Fernando Pessoa, la única obra de teatro estático que escribió el portugués; en ella dos bailarines reflexionan la muerte como afirmación de su propia existencia


Escena de Pronto será de día. Cortesía.

 

Por Martha Rojas

RegeneraciónMX.- Cuando Fernando Pessoa tenía 25 años se propuso construir siete obras de teatro estático, de las cuales sólo logró completar El marinero. Irruptora para el momento, la obra cuenta la historia de un marinero que naufraga en una isla y para sobrevivir se cuenta relatos inventados acerca de su patria y su pasado, va recorriendo calles imaginadas, para evitar las dunas que lo rodean y al final no puede hacer otra cosa que confrontar la idea de la muerte.

Esta obra del poeta portugués, la única de teatro estático que escribió, sirve de punto de partida para Pronto será de día, una pieza dancística dirigida por la bailarina y coreógrafa Jessica Sandoval, que interpretada junto a María Fernanda Báez cuestiona el sentido o sinsentido de la existencia de las mujeres y la inevitable certidumbre de la muerte.

“El marinero es una antítesis y una provocación, Pessoa decía que el no se necesitaba una acción para suceder, sino que el teatro sucede por la relación de las almas a través de las palabras. Yo trasladó esto al cuerpo en movimiento, pensando que las emociones también se reflejan. En el escenario somos dos mujeres que no estamos frente a un ataúd, pero que también nos planteamos cuestionamientos en torno a la muerte, para constatar que estamos vivas, que existe una capacidad creadora”, asegura Sandoval en entrevista con RegeneraciónMx.

Y es que la obra, originalmente pensada para cuatro personajes, es una reflexión en torno al sueño como realidad o la realidad como sueño, y en esta audaz coreografía adquiere los tintes reflexivos de la feminidad.

“Esta obra es más femenina que feminista, porque creo que los planteamientos no son exclusivos de las mujeres.

«El miedo, la culpa, la angustia, el placer, el sueño son condiciones humanas que no responden al género, y eso es justo lo que plantea Pessoa. En esta pieza yo retomo muchas ciertas frases del portugués como aquella en la que dice «Cuando era niña recogía flores todo el día, y por la noche soñaba para que no me las quitaran. No sé qué tiene de irreparable esto que me dan ganas de llorar» Creo que esa frase tiene muchas emociones que podemos expresar a través del cuerpo como la nostalgia de perder algo. Lo que hago en esta obra es tomar estas emociones, el cuerpo es el medio más transparente por el cual podemos transmitir nuestras emociones porque el cuerpo no miente”, agrega la coreógrafa.

Pronto será de día fue concebida antes de que la pandemia por Covid-19 iniciará, pero contrario a lo que se pudiera pensar la pieza dancística no es una oda a la muerte sino una manera en que las bailarinas se encuentran con su público de una manera más amable, y les recuerdan la capacidad que tienen de crear el mundo que desean, de construir una vida que se piensa es mejor.

La puesta se presentará los jueves, hasta el 9 de diciembre, a las 20:00 horas en Nuevo León #46 Col. Condesa.