Por Ricardo Sevilla

Regeneración, 25 de mayo, 2021. Roberto Borge Angulo ⎼que actualmente se encuentra preso por peculado, lavado de dinero y malversación de fondos públicos⎼ pagó a la editorial Nexos, propiedad del escritor Héctor Aguilar Camín, más de un millón 200 mil pesos para “fortalecer la difusión y promoción de la gestión pública” de su gobierno.

En 2015, el exgobernador de Quintana Roo, cuya administración se encargó de desviar más de 20 mil millones de pesos en aquella entidad y, debido a ello, hoy se encuentra detenido en el Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial (CEFEREPSI), pagó 1 millón 260 mil 595 pesos a la empresa Nexos Sociedad, Ciencia y Literatura S.A. de C.V.

A principios de 2015, por instrucciones de Aguilar Camín, Bernardo Ortigoza Díaz, subdirector y apoderado legal de la empresa Nexos, viajó a la ciudad de Chetumal, Quintana Roo, para encontrarse con Rangel Francisco Rosado Ruiz, vocero y hombre de todas las confianzas de Roberto Borge.

El 22 de enero de ese año, Ortigoza y Rangel rubricaron, de común acuerdo, el documento donde el Gobierno de Quintana Roo se comprometía a realizar doce pagos a Nexos mediante transferencias interbancarias.

Tras leer una parte que decía “el presente convenio se celebra de buena fe, no existiendo error ni vicios ocultos que invaliden su consentimiento”, Ortigoza y Rangel firmaron el contrato y, de acuerdo con la versión del empleado administrativo que colocó el sello del Gobierno de Quintana Roo Unidad del Vocero, ambos personajes “se dieron un abrazo fuerte; de esos que te hacen tronar las espaldas”.

De acuerdo con el mismo funcionario, los representantes de Aguilar Camín y Borge Angulo pactaron una cita para salir a festejar por la noche. “Pero, la verdad, ya no supe si se vieron. Pero lo más probable es que sí, porque el vocero, y eso todo mundo lo sabe por acá, siempre fue un fulano borracho y despilfarrador”.

Más allá de sus propensiones etílicas (reales o falsas), lo cierto es que el hombre con quien la empresa de Aguilar Camín decidió firmar aquel “convenio de buena fe” para “fortalecer la difusión y promoción” de Borge acarreaba tras de sí un historial truculento.
Rangel Francisco Rosado Ruiz había sido señalado (y exhibido públicamente) de tener a cargo el diseño y la operación de campañas de desprestigio mediático contra quienes su jefe, Borge Angulo, consideraba sus enemigos políticos e incluso contra quienes se atrevían a criticar sus decisiones.

En opinión del periodista yucateco Luis Ángel Cabañas Basulto, el hombre con quien Nexos había pactado exaltar el gobierno de Borge Angulo erogó ⎼con infraestructura y recursos públicos del Gobierno de Quintana Roo⎼ “más de 50 millones de pesos mensuales con cargo al erario” para encumbrar la imagen del exgobernador.

Conacyt entregó al Poder Judicial pruebas de los daños causados por el glifosato

Cabañas Basulto sostiene que “con estrategias de amedrentamiento, Rosado Ruiz y su equipo cercano de colaboradores ⎼entre ellos un ejército de jóvenes bots multiplicadores de las infamias⎼ se encargaron de mantener a raya a políticos opositores, empresarios, jueces, magistrados, profesores, activistas y periodistas incómodos al régimen de Borge”.

Pero los escándalos de corrupción, censura periodística y represión oficial cometidos por Borge y su equipo, no alarmaron a Aguilar Camín y, haciendo a un lado cualquier clase de pundonor, el director de Nexos aceptó arrendar las páginas de su revista para ensalzar la imagen del gobernador Roberto Borge.

Llama la atención que Héctor Aguilar Camín, miembro del consejo consultivo de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), cuyo principal objetivo es, de acuerdo con información que la misma organización difunde en su página de internet, “prevenir, denunciar, sancionar y erradicar la corrupción e impunidad sistémicas que prevalecen en los sistemas público y privado”, permaneció en silencio cuando, el 31 de mayo de 2017, un juez del Estado de México giró una orden de aprehensión contra Borge Angulo, quien, finalmente, fue detenido el 4 de junio de 2017 en el Aeropuerto Internacional de Tocumen, en Panamá.

LEER MÁS:  AMLO, a 15 años de la protesta civil pacífica

Tampoco deja de resultar extraño que el columnista del periódico Milenio, que ha llamado “pendejo y petulante” al presidente de México (y ha mantenido una diaria e infatigable ofensiva contra el Gobierno Federal), no haya escrito una sola palabra en contra de Borge Angulo, quien ahora mismo enfrenta a la justicia mexicana por cuatro delitos: Operaciones con recursos de procedencia ilícita o lavado de dinero (381/ 2017); peculado (159/ 2017), aprovechamiento ilícito del poder y desempeño irregular de la función pública (151/ 2017); y ejercicio indebido de la función pública (154/ 2017).

Y es que, de acuerdo con algunos artistas e intelectuales de Quintana Roo, Borge Angulo no sólo dio 1 millón 260 mil 595 pesos a la empresa Nexos Sociedad, Ciencia y Literatura S.A. de C.V. para promover y catapultar la imagen política del exgobernador.

Para algunos miembros de la comunidad artística y literaria de Chetumal, más allá de recibir estos contratos millonarios, Aguilar Camín fue “el intelectual consentido de Borge”.

Y es que Roberto Borge ⎼acusado de haberse confabulado con, al menos, ocho personas, entre particulares y funcionarios (incluidas seis empresas) entre abril de 2011 y septiembre de 2016, para enajenar, adquirir, encubrir, ocultar el origen, destino, propiedad o titularidad de al menos 22 bienes inmuebles de la reserva territorial del estado, administrados y custodiados por el entonces Instituto del Patrimonio Inmobiliario (IPAE)⎼ se encargó de dar una enorme promoción al director de Nexos.

Numerosos escritores y participantes del Festival de Cultura del Caribe (FECUCA) acusan que el exgobernador de Quintana Roo, a través del Instituto de la Cultura y las Artes de Quintana Roo (ICA), concedió a Aguilar Camín una buena cantidad de premios, reconocimientos e invitaciones especiales. Y pese a que el dueño de Nexos no vive en aquel estado desde hace décadas, Borge Angulo lo promovió como el escritor más importante de aquel estado. No obstante, para la artista plástica Marcela González Castañón, oriunda de Chetumal, “Aguilar Camín está muy lejos de ser un escritor representativo de Quintana Roo. En ninguna parte de su obra vemos representada alguna de las características multiétnicas y pluriculturales que existen en nuestro estado”.

Pese a ello, Borge Angulo se empeñó en imponer la imagen de Aguilar Camín como “si realmente fuera un intelectual emblemático de Quintana Roo. Lo llevaron a la universidad y le concedieron quién sabe cuántos honoris causa”, sostiene González Castañón.

Haciendo caso omiso de las críticas de la comunidad artística e intelectual, Borge instruyó a la titular de la Cultura estatal, Lilián Villanueva Chan, para que ofreciera todo el apoyo a Héctor Aguilar y lo presentara, por aquí y por allá, como “la gloria literaria más importante de Quintana Roo”, agrega Marcela González.

Avalado por el Instituto de la Cultura y las Artes de Quintana Roo (ICA) y bajo el patrocinio de Borge (y siempre con cargo al erario de Quintana Roo), Aguilar Camín se convirtió (de 2012 a 2016) en una de las presencias más recurrentes de los festivales culturales más importantes de Quintana Roo.

LEER MÁS:  #Opinión: Los periodistas de verdad y los bulos

Pongamos sólo algunos ejemplos: en 2013, Aguilar Camín fue el protagonista de la XXXIV edición de La Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (el estado invitado era Quintana Roo); en 2014, fue el personaje principal de la IV edición del Festival de Cultura del Caribe (incluso recibió un reconocimiento de manos del propio Borge); y en 2015 fue la principal estrella literaria del FICMaya.

Pero el dueño de Nexos rara vez viajaba solo a los homenajes que Borge le preparaba. Además, del hospedaje, traslados, desayunos, comidas, cenas, viáticos y honorarios, el Gobierno de Quintana Roo solía encargarse de cubrir los gastos de los acompañantes de Aguilar Camín.

En la IV edición del Festival de Cultura del Caribe, el consejero de MCCI se hizo acompañar de su esposa, la escritora Ángeles Mastretta, y de su hermano Luis Miguel Aguilar. “Y todo con cargo al erario público estatal. ¡Imagina la indignación y la burla que significó eso para nosotros, los artistas de la región, que teníamos que pagar todos nuestros gastos!”, lamenta Marcela González Castañón.

Además de los contratos por publicidad, los homenajes y los viáticos que el Gobierno de Quintana Roo pagó a Héctor Aguilar y familia, hubo ocasiones en que el dueño de Nexos, en calidad de “invitado especial”, acompañó a Borge Angulo al Congreso del Estado de Quintana Roo.

“¡No nos hagamos tontos! En Quintana Roo, Aguilar Camín siempre ha recibido premios, honores y mesa larga por parte de los gobiernos priístas. Aquí venía muy seguido a ver a Borge. Eran muy amigos. Hasta lo acompañaba al Congreso. Era su intelectual de cabecera. De hecho, aquí en el estado todo mundo sabíamos que él era quien decidía a quién darle la medalla Andrés Quintana Roo. Era un secreto a voces”, afirma el poeta Omar Ortega.

Y, en efecto, al revisar el Diario de los Debates del 16 de enero de 2012, es posible constatar que Héctor Aguilar Camín estuvo presente, como invitado especial de Borge Angulo, en la Sesión Solemne con Motivo de la Entrega de la Medalla al Mérito Cívico Andrés Quintana Roo.

Ahora bien, si como alguna vez dijo su amigo Enrique Krauze (otrora archienemigo de Aguilar Camín) en un texto publicado en Proceso en diciembre de 1995: “Es difícil comprender cómo el acucioso historiador de los broncos sonorenses en La frontera nómada, el analista político que desentraña los manejos del cacique sindical en Morir en el Golfo, el novelista que explora el alma corrupta de un intelectual con vertido en asesor presidencial en La guerra de Galio, haya alcanzado esa intimidad con el presidente, sin advertir, sospechar o siquiera imaginar el lado oscuro de Carlos Salinas».

Esa es la verdadera historia que nos debe y se debe a sí mismo Aguilar Camín: su historia con Salinas está moral y políticamente obligado a contarnos esa historia”, lo cierto es que hoy, al observar los contratos millonarios, el patrocinio cultural, los galardones literarios y la amistad que Roberto Borge Angulo le dispensó a Héctor Aguilar Camín, se antoja interesante que el dueño de Nexos también aclare cómo alcanzó ese nivel de camaradería con un exgobernador que, desde hace cuatro años, se encuentra preso por peculado, lavado de dinero y malversación de fondos públicos.