Las instalaciones de la Universidad de las Américas Puebla fueron tomadas por la policía estatal, según denuncia en redes sociales de los mismos estudiantes quienes difundieron imágenes del operativo.

La policía toman la Universidad de las Américas en Cholula

Regeneración, 29 de junio de 2021. La movilización policiaca en la Universidad de las Américas, campus Cholula, causó protestas de los universitarios por el tamaño del operativo y la incertidumbre en torno a lo que sucedía y a lo que procederá.

Aunque en principio se especuló sobre la presencia de la Guardia Nacional, más tarde se aclaró en Twitter: “La #GuardiaNacional informa que al momento, no participa en ninguna diligencia relacionada con la Universidad de Las Américas en Cholula, ni con ninguna institución educativa del estado de #Puebla”.

¿Periodismo mal intencionado?

Algunos medios de comunicación y periodistas como Raymundo Riva Palacio aseguraron que: “La toma de la Universidad de Las Américas en #Cholula por parte de la Guardia Nacional y la policía estatal de Puebla responde a una orden judicial por un viejo conflicto con la familia Jenkins.”

LEER MÁS:  Niña de tres años deambulaba sola en calles de Tamaulipas

En otro Twitter Riva Palacio aseguró: “La orden judicial para la toma de la Universidad de Las Américas en #Cholula aparentemente es consecuencia de un viejo pleito del hoy fiscal general, Alejandro Gertz Manero con la familia Jenkins por la marca y el logotipo de la universidad. Aún no hay información precisa.”

Sin embargo, más tarde tuvo que retractarse y escribió: “Confusión en #Cholula:
Hasta este momento no hay ninguna información sobre lo que sucede en la Universidad de Las Américas. Las autoridades están en el campus pero no han dicho nada.”

LEER MÁS:  Guardia Nacional detiene tráiler con armas y cartuchos en Zacatecas

¿Qué dice la Universidad?

Más tarde, El equipo jurídico de la Fundación Mary Street Jenkins afirmó que la
intervención de policías estatales en la Universidad de las Américas Puebla se trata de una invasión ilegal.

Además, Virgilio Rincón Salas, del equipo jurídico, aseveró que la intervención con
medidas de fuerza que se realiza dentro de la universidad, es un atropello inadmisible
a su autonomía, que perjudica a una de las mejores instituciones académicas de nuestro país.

También, indicó que la intervención de la policía estatal violenta con flagrancia dos
suspensiones (una provisional y otra definitiva) que protegen la conformación del patronato de la universidad.