PRI, PVEM, PES y Panal aprueban que se sigan maltratando a los delfines

delfines verde

La reforma del Partido Verde, permite que los delfines actualmente en cautiverio, puedan ser utilizados hasta su muerte y se permita la reproducción de una última generación para exhibirlos.

Regeneración, 26 abril 2017.- Diputados del PRI, PVEM, PES y Panal, aprobaron en San Lázaro la reforma del Partido Verde para que empresas dedicadas a espectáculos marinos sigan explotando delfines.

Mientras el coordinador del PVEM, Jesús Sesma, se paseó entre las curules abrazando un delfín de peluche, sus aliados le dieron los votos necesarios para que dichos mamíferos marinos, actualmente en cautiverio, puedan ser utilizados hasta su muerte y se permita la reproducción de una última generación para exhibirlos.

LEER MÁS:  En todos los escenarios arrasa Delfina Gómez en Edomex, señala Metrix

Asimismo, la modificación, que se envió al Senado para su revisión, fue votada en contra por 190 diputados de PAN, Morena, MC y PRD, luego de que la iniciativa original del Partido Verde, de prohibir los delfinarios, se transfiguró en un cambio a la Ley General de Vida Silvestre para permitir que dichas empresas continúen con el negocio 60 años más.

Contra la unanimidad que Sesma Suárez quería en su bancada para la reforma, el diputado Mario Machuca Sánchez, quien ha hecho carrera política desde la priísta Confederación Regional Obrera y Campesina, en Quintana Roo, votó en contra. También de esa entidad rechazó la medida el maestro Carlos Gutiérrez García (Panal).

LEER MÁS:  AMLO enviará a diputados su "plan B" de reforma electoral

En ese estado se encuentran los principales delfinarios del país, y de ahí provinieron las primeras expresiones en contra de dicha modificación.

Inicialmente el PVEM propuso cerrar los delfinarios, cuando los especímenes en cautiverio murieran, y prohibir la reproducción y captura de otros. Esto es, explicaron los legisladores de ese partido, la reforma hubiera comenzado a operar en 25 años.

Sin embargo, después ese partido aceptó que los empresarios, por única vez, puedan obtener una cría más del mamífero, lo que amplió el negocio, que según el propio Sesma es de 130 millones de dólares anuales.