Detrás del Paso Exprés se encuentran empresas con historial de fallas

Las empresas encargadas de la construcción del Paso Exprés de Cuernavaca, Morelos, tienen una historia de anomalías y experiencia “limitada” en la construcción de carreteras.

Regeneración, 6 de agosto de 2017.- La empresa Epccor, propiedad de la familia Gutiérrez Cortina, obtuvo 12 contratos de 2012 a 2017, pero su experiencia en construcción de carreteras es baja, mientras que Aldesem ha participado en obras como la autopista Durango-Mazatlán, que presenta desperfectos.

En la pagina web de dicha compañía se encontró sólo un proyecto en Morelos, Chiapas y reconstrucciones en tramos aislados de la carretera La Paz-Los Planes-Ensenada de Muertos y Los Barroles-El Cardenal.

Entre 2012 y 2017, Epcor ha obtenido contratos por un moto de mil 334 millones 976 mil 556 pesos, sin tomar en cuenta el contrato de la vía, en Morelos.

Esta empresa es propiedad de los hijos de Juan Diego Gutiérrez Cortina, el dueño de Gutsa Infraestructura, que fue inhabilitada en el 2007 luego de que la SPF determinó que actuó de manera negligente en las obras de recuperación de La Autopista del Sol, en la que hubo un retraso de más de mil días en los trabajos y recibió pagos indebidos.

ALDESEM

La empresa Aldesem, encargada de la construcción del Paso Exprés, forma parte del Grupo Aldesa,una de las 10 constructoras más grandes de España, que llegó a México en 2008.

LEER MÁS:  Encuentran irregularidades en la construcción del Paso Exprés por más de 270 mdp

La empresa ha participado en obras como la autopista Durango-Mazatlán la cual presenta desperfectos en puentes y túneles, la carretera Chalco-Cuautla, también desperfectos en la autopista Toluca-Naucalpan y en algunas modificaciones de la autopista Siglo 21.


De acuerdo con datos de la SCT, la dependencia firmó dos contratos con la empresa Desarrollo de Ingeniería Civil y Tecnología, SA de CV (Dictec) por un monto de 49 millones 800 mil pesos para que la firma supervisara el Paso Exprés, obra cuyas fallas provocaron la muerte de dos personas al poco tiempo de haber sido inaugurada.


PRIMER CONTRATO

El primer contrato tiene fecha del 8 de enero de 2015 por un monto de 42 millones 573 mil pesos, ya con el impuesto al valor agregado (IVA) incluido.

El propósito era la supervisión de obras realizada por terceros para los trabajos de ampliación del libramiento de Cuernavaca (Paso Exprés), para lo cual se fijó un plazo de ejecución que no excediera los 848 días naturales, del 9 de enero de 2015 al 5 de mayo de 2017, debido a que la fecha original de terminación de la obra era el 28 de noviembre de 2016.

El contrato con número 15-Q-CF-AA-001-Y-0-15, detalla entre las responsabilidades del contratista el responder por su cuenta y riesgo de los defectos y vicios ocultos que se llegaran a presentar en los trabajos y de los daños y perjuicios que por inobservancia o negligencia de su parte lleguen a causar a la SCT o a terceros.

LEER MÁS:  Bloquean la México-Cuernavaca por socavón

SEGUNDO CONTRATO

El segundo contrato (número 2015-17-CE-D-036-Y-00-2015) fue firmado el primero de junio de 2015 por un monto de 7 millones 227 mil pesos y tenía como objetivo la verificación de calidad de los trabajos relativos a la ampliación del libramiento de Cuernavaca (Paso Exprés), en el estado de Morelos.

Dicho contrato fija un plazo de 547 días para realizar la supervisión, los cuales contaron del 2 de junio de 2015 al 29 de noviembre de 2016, aunque señala que la verificación debía realizarse hasta la terminación total de la obra.

HISTORIAL DE FALLAS EN PUEBLA Y ECATEPEC

De acuerdo con datos de su página de Internet anteriormente la empresa Dictec supervisó la construcción del Metrobús en Puebla entre 2011 y 2013 y los puentes Miguel Bernard y Periférico Norte de la Autopista de Los Remedios de Ecatepec de 2008 a 2013.

Según algunos reportes periodísticos, destacan que el Metrobús de Puebla se inauguró sin terminar los trabajos y con rezagos en la infraestructura que garantiza la seguridad de los usuarios y que la obra de los puentes ocasionó afectaciones a más de 900 domicilios de la colonia Acueducto de Guadalupe, quienes padecieron inundaciones debido a que las constructoras disminuyeron el espesor de las paredes que contenía el agua del río Tlalnepantla y éste se desbordó.

LEER MÁS:  Crean mapa interactivo para ubicar a negocios que donaron tras sismo para comprarles ahora

Este sábado, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) logró retirar el tapón que tenía la tubería de drenaje de la barranca Santo Cristo, en el kilómetro 93+857 del Paso Exprés, y con ello garantizó que “el agua de las precipitaciones pluviales puede fluir libremente por el tubo”, y añadió que ahora que se liberó el paso de agua los peritos están en posibilidad de emitir su dictamen, la próxima semana, sobre el origen del socavón, cuyo plazo formal venció el viernes.

Con información de: La Jornada y El Universal

Comentar con facebook