Silvano Aureoles dejo vacías las cuentas del gobierno de Michoacán, se requieren 7 mil mdp para el pagó de nóminas para lo que resta del año.

Regeneración, 19 de octubre del 2021. El exgobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, dejó vacías las cuentas del gobierno de Michoacán, de acuerdo con la actual administración que encabeza Alfredo Ramírez Bedolla.

Y es que, se acusa a la administración del perredista dejar en una de las cuentas del gobierno del estado 600 pesos, mientras que en otra, solamente 85 pesos.

Por lo que, se indicó que la recién llegada administración del morenista, no tiene los recursos para realizar giras de trabajo en el interior de Michoacán.

El secretario de Finanzas y Administración de Michoacán, Luis Navarro, indicó que se requieren aproximadamente 7 mil millones de pesos para el pago de nóminas y prestaciones para lo que resta del año.

LEER MÁS:  INE tiene 262 asesores; 37% de su presupuesto para servicios personales

Por lo que, se tiene contemplado la venta de 16 inmuebles que la administración de Aureoles intentó vender, pero debido a las presiones no se concluyó el proceso.

“No tenemos muchas oportunidades, y sería una posibilidad recurrir a la venta de inmuebles, que tampoco sería suficiente porque requerimos de aproximadamente de siete mil millones de pesos para el pago de nóminas y prestaciones hasta diciembre”, indicó Navarro.

Michoacán hace frente a la situación con créditos bancarios

El funcionario indicó que tanto el gobierno federal como la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) tienen conocimiento de la situación en que recibió la administración de Bedolla las finanzas estatales.

LEER MÁS:  Detención de César Serna ligada a la corrupción de la pasada administración: Sheinbaum

“Dejó las arcas vacías cuando debió haber presupuesto para los tres últimos meses de este 2021. Es difícil a estas alturas del año conseguir un presupuesto extraordinario”, indicó el funcionario.

Alfredo Ramírez Bedolla tomó cargo del gobierno de Michoacán el pasado 1 de octubre, en medio de la exigencia de pagos por parte de maestros, policías, organismos autónomos y subsistemas.

Por lo que, la administración del morenista ha recurrido a créditos bancarios para hacer frente a la situación financiera de Michoacán.