Por Alexandro Guerrero

Como una iniciativa coordinada por el Seminario de Estudios Brasileños “SEMBRAR”, del cual forma parte la doctora Regina Crespo, investigadora del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe de la Universidad Nacional Autónoma de México, el próximo jueves 30 de septiembre se conmemorarán los 100 años del natalicio de Paulo Freire reflexionando sobre las contribuciones de su obra y todo lo que nos ha enseñado.

La “transformación” fue y es una palabra constante en el programa y, por supuesto, en el ideario y legado de Paulo Reglus Neves Freire, Paulo Freire, quien nació el 19 de septiembre de 1921 en Recife, capital del estado brasileño de Pernambuco y que falleciera el 2 de mayo de 1997 a los 75 años. Filósofo y psicólogo del  lenguaje por la Facultad de Derecho de la Universidad de Recife, se doctoró en Filosofía e Historia de la Educación.

El método freiriano se opone al sistema unidireccional de educación, donde la palabra del maestro es incuestionable. Si el paradigma hegemónico concibe la educación como un instrumento de opresión, el método de Freire antepone el diálogo, no es jerarquizante y  ha constituido una emancipación de las clases invisibilizadas. En su libro Pedagogía del oprimido, editado en el histórico año de1968, Freire señala que existen dos tipos de educación: la domesticadora y la libertadora, las cuales se contraponen como en la lucha de clases misma, de forma directa.

Señala Freire que la “educación bancaria”, es decir la hegemónica,  sitúa al docente como figura principal del proceso de enseñanza. Quien educa monopoliza el conocimiento, se rige por imposiciones y quienes “son “educados” son obligadamente receptores pasivos: “El educador es el que sabe, los educandos los que no saben; el educador es el que piensa, los educandos los objetos pensados; el educador es el que habla, los educandos los que escuchan dócilmente”.

LEER MÁS:  EE.UU. pidió a México permitir entrada de agentes de la DEA: Ken Salazar

La “educación dialógica” propuesta por Paulo Freire es la otra educación posible, la que busca la eliminación de la dicotomía entre educadores y educandos: la pasividad debe ser abolida y el alumno es protagonista de su transformación; aquí la importancia del dialogo que será la vía de liberación y que aporta lo fundamental a los alumnos: conciencia crítica.

Nadie educa a nadie —nadie se educa a sí mismo—, los hombres se educan entre sí con la mediación del mundo, es tal la propuesta de Freire. A cien años de su nacimiento y varias décadas después de su fallecimiento, Freire está vigente para quienes corroboran la utilidad de su método emancipador, pero también para quienes persiguen este tipo de iniciativas.

En un artículo reciente para el portal 24Horas, la doctora Regina Crespo señala que, igual que en tiempos de la dictadura, en Brasil hoy en día Freire es blanco de ataques, en el marco del crecimiento de los movimientos conservadores y reaccionarios en su país. Ejemplo de esto es el “Programa Escuela sin Partido”, surgido en 2004 pero que ganó proyección en 2015 al estimular que diputados de derecha o filiación religiosa evangelista elaboraran proyectos de leyes para evitar el “adoctrinamiento ideológico de izquierda en las escuelas”.

LEER MÁS:  Canadá lanza alerta a viajeros porque Tormenta "Pamela" será huracán

Los defensores de este programa alegan que las escuelas deben ser técnicas, ideológicamente neutrales, y que religión y género son temas familiares y privados. Los profesores “adoctrinadores” deben ser denunciados, según esta propuesta conservadora, autoritaria, fundamentalista y, por lo tanto, no neutral. Apunta la doctora Crespo: “Freire es su gran enemigo, pues defiende una escuela democrática y plural, que represente las diversidades y contradicciones de la sociedad.”

En un contexto crítico decolonizador como el que se propone a través de esfuerzos teóricos y prácticos actualmente en México, es axial que una figura como la de Paulo Freire sea puesta en la palestra de todos los pensadores que antecedieron transformaciones en Latinoamérica y pueblos oprimidos del mundo. La educación como herramienta de emancipación, de reflexión y  diálogo está rindiendo sus frutos.

Esta conmemoración se da en la coyuntura política actual de Brasil que, por momentos, pareciera estar por salir de un oscuro túnel que fue del golpismo al fascismo. Extiendo con esta conciencia la invitación al encuentro con un esencial como lo es Paulo Freire; les esperamos en esta conmemoración donde tendré el privilegio de moderar la primera mesa. La cita se inicia al mediodía, como dije al inicio del jueves 30 de septiembre y se transmitirá mediante redes sociales (Twitter, Youtube y FaceBook del CIALC-UNAM.

Twitter: @aluxguerrero