Compartir

A sólo unos días de las elecciones, AMLO indicó que sus detractores lo podrán culpar de lo que sea, pero no de corrupto.

 

Regeneración, 11 de junio de 2018.- A poco menos de veinte días de la elección, el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia de Morena-PT-PES, Andrés Manuel López Obrador, habló de por qué sus adversarios no han podido tacharlo de corrupto, y es porque no lo es.

En un proceso electoral en el que se investiga a Ricardo Anaya por su posible tráfico de influencias y lavado de dinero; y se señala a José Antonio Meade por “desaparecer” 12 millones de Sedesol; ninguna de las acusaciones y señalamientos contra López Obrador tiene que ver con corrupción.

Meade ‘desapareció’ 12 mil mdp de Sedesol destinados a indígenas

Así lo expreso desde su mitin en Tonalá, Chiapas, el 10 de junio ante unas cinco mil personas que se dieron cita en el centro de la ciudad.

LEER MÁS:  Esposa de AMLO le responde a Enrique Krauze; 'puedes estar tranquilo, habrá democracia'

“Llevo años luchando y siempre he hecho de mi vida una línea recta. Si fuere yo corrupto, ya me hubiesen hecho pedazos. No han podido, ni podrán”, indicó.

El escándalo más complejo en relación a su patrimonio fue la acusación de que López Obrador tiene dos departamentos a su nombre, pero en realidad, están en juicio testamentario en favor de sus hijos.

“Esos dos departamentos que están juntos, es el departamento donde viví con mi finada esposa (Rocío) en Copilco, cuando fallece mi esposa, la mitad de los bienes son para los hijos y la mitad para mí. Se hizo un juicio y entró ese departamento en ese juicio, y la mitad que me correspondía de los bienes se lo entregué a mis hijos desde hace 10 años”, explicó hace meses.

LEER MÁS:  Defenderá Morena plurinominal para Mireles

Vía El Universal.

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook