Fueros Federales y Estaduales: el caso potosino

 

El cinismo de los diputados de San Luis Potosí es grande. Se reveló que reciben moches a cambio de favores, la ciudadanía reclama su destitución, pero la autoridad judicial nada ha investigado.

Por Federico Anaya Gallardo

Regeneración, 27 de julio de 2018.- Correctamente ha descrito La Jornada San Luis el cinismo del diputado perredista Sergio Desfassiux quien dijo que aún si la Legislatura potosina aboliese el fuero, ellos (los diputados del Estado) no serían afectados porque tienen fuero federal. Esto, de entrada, es falso, pero la declaración retrata de cuerpo entero la soberbia y la prepotencia del poderoso.

Desfassiux es el mismo diputado (hoy perredista) que en 1991 participaba en la campaña del priísta Fausto Zapata creándole “imagen” antes de que el movimiento democrático lo desenestrara. Es el mismo que en diciembre de 2015 reconoció ante el diario potosino Pulso que cuando gasta el dinero que el Congreso le ha asignado no revisa si el domicilio de su proveedor es real porque lo único que a él le importa es que esa persona moral pueda facturarle dado que él puede hacer lo que quiera con su dinero. El mismo que, también a fines de 2015, exigía al litigante potosino José María de la Garza que dejara de criticar a los diputados porque el Congreso del Estado acababa de darle a esa organización (previa convocatoria y asumimos, concurso) un financiamiento. Es el mismo diputado que a principios de 2016 prometía ayudar a los taxistas de la capital potosina contra la entrada de Uber, para luego llamarlos “maricones” desde la tribuna parlamentaria en junio de 2016 y quien ahora defiende a los choferes Uber. Es el mismo legislador que le grita (desbocado, más no desaforado) “¡Cállate, cabrón!” a un colega en la cámara y quien debió ser controlado por un ujier para que no golpeara al co-legislador, lo que puede verse en un vídeo de Marzo de 2016. Es el mismo señor que defendió a unos amigos ebrios en Cerro San Pedro en octubre de 2016 amenazando a los policías que los detuvieron gritándoles que “¡Aquí soy la autoridad!” –como si se tratase de un corrido de José Luis Pérez Meza. Ciertamente, en esta última ocasión se explicó ante las cámaras de la televisión local diciendo: “—Soy un tipo que se enciende pronto”… Pero aclarando de inmediato: “—No estoy arrepentido en el fondo”.

Uno pensaría facilonamente en el gran cínico de la postrevolución, el también potosino Gonzalo N. Santos. Pero no, Desfassiux es también ignorante de la ley, algo que jamás se permitió el Alazán Tostado. Porque resulta que, contrario a lo sugerido por Desfassiux a La Jornada San Luis, el fuero federal sólo aplica cuando los legisladores cometan un delito de orden federal y esto sólo ocurre cuando haya involucradas leyes o dineros federales.

Por ejemplo, los delitos que el señor diputado podría cometer mal-administrando el dinero que le entrega la Legislatura potosina, o el abuso de su autoridad impidiendo el trabajo legítimo de la policía que ejecuta operativos anti alcohol, son asuntos estaduales. El delito de discriminación es de fuero potosino también. Las amenazas en la Cámara –o en centros comerciales, adonde Desfassiux también agrede verbalmente a quienes le exigen cuentas– son faltas estaduales, no federales.

Los delitos cometidos presuntamente por los diputados potosinos en la “ecuación” con que extorsionaban a los alcaldes a través de la Auditoría Superior del Estado son todos estaduales. Cuando se logre la abolición del fuero en San Luis Potosí, la Procuraduría del Estado ya no necesitará esperar a que la Legislatura apruebe que se consigne la averiguación ante un juzgado penal potosino. Y Desfassiux y el resto de los abusadores deberá presentarse ante su juez –y tal vez, pisar la prisión preventiva.

En resumen, Desfassiux es un pobrísimo remedo político del cínico Santos. Es soberbio, prepotente y mal hablado. Se ha definido a sí mismo “chusma” tratando de fraternizar con lo popular –igual que hacía el viejo cacique de Tampamolón. Pero, al contrario del señor oscuro de Gargaleote, Desfassiux tiene en desorden sus cuentas y desconoce la Ley. Alguien más serio en el campo del cinismo político sabría que para dar tortura a la Constitución primero hay que conocerla y dominarla.

Parece ser que, luego del incidente en que Desfassiux defendió a sus amigos ebrios alegando que él era la autoridad, el PRD potosino inició una investigación. ¿Habrán hecho algo? Parecería que no, porque justo en este mes de julio de 2017 su escandaloso diputado estadual declaraba sarcástico que iban a mentir con el fuero.

Desfassiux cree que la victoria de la sociedad civil potosina –que se daría dentro de dos días en la Cámara estadual– será pírrica. El soberbio ignorante no sabe que si se elimina el fuero estadual, el fuero federal no detendrá a la Procuraduría potosina y ésta podrá proceder contra él, siempre que el gobernador priísta así lo quiera. Es en esto último y no en que permanezca el fuero federal adonde está el problema: ¿Qué está haciendo la PGJE en los muchos casos de diputados corruptos y abusadores? Nada ha dicho. Probablemente nada ha investigado. Hacia allá deben dirigirse las baterías de las organizaciones civiles una vez que se elimine el fuero potosino.

Comentar con facebook