El medio ambiente ha sufrido la mala gestión de Peña Nieto, revela Greenpeace

    El saldo de los dos años de la gestión de Peña Nieto es negativo en términos ambientales.

    enrique-pena-nieto-medio-ambiente

    1 de septiembre de 2014.-Enrique Peña Nieto en cifras ecológicas también reprueba,  denuncia Greenpeace en su último reporte. Debido a lo endeble de las sanciones que se otorgan cuando alguna empresa daña al medio ambiente, éstas tienen muchos descuidos y prefieren pagar las bajas multas que evitar dañarlo.

    Como ejemplo de ello hacemos el recuento de los incidentes más recientes:

    1.Derrame petrolero en Cadereyta, Nuevo León

    2.Derrame petrolero en Tierra Blanca, Veracruz

    3.Derrame de agua con cianuro en El Oro, Durango

    4.Derrame de 40.000 metros cúbicos de ácidos y demás sustancias tóxicas en Bacanuchi y Sonora.

    5.La promulgación de las leyes secundarias de la Reforma Energética avalan el uso de tierras donde existan hidrocarburos por parte de particulares o el Estado bajo la figura de “ocupación temporal”, donde los dueños serán responsables por los “pasivos ambientales” – que es un eufemismo para decir contaminación.

    Ésta también contempla el uso de fracking, donde se usa arena, agua y sustancias químicas para hacer la ruptura de pozos petroleros. Cada una de estas fracturas requerirá de 9 a 29 millones de litros de agua, y al añadirle el hecho de que 70% de los ríos mexicanos presentan algún grado de contaminación, nos da un panorama general de cómo está la cuestión del agua en México

    Por otro lado tenemos que el campo mexicano fue asistido con más de $338,600 millones de pesos, lamentablemente estos recursos son usados para mantener prácticas dañinas para el suelo como el monocultivo y los agroquímicos.

    Desafortunadamente, las selvas y los bosques mexicanos tampoco se salvan, ya que se han sufrido la pérdida de un 1.5% de su superficie total, pasando de 35.3% a un 33.8%. Esta pérdida se da debido a la deforestación y a la conversión de bosques en áreas para la ganadería y agricultura, lo que nos da una tasa de deforestación de medio millón de hectáreas al año.

    Y apenas llevamos dos años de Presidencia.

    (Vía: Veo Verde)