Un joven de 17 años, sobreviviente del tiroteo en el que murieron seis personas: un bebé, un adolescente y cuatro mujeres.

 

Temixco

Regeneración, 10 de diciembre de 2017.- Carlos Alberto, de 17 años, estaba en la casa de Temixco, el lugar en el que el pasado 30 de noviembre, un grupo de la policía estatal y federal entró a una casa presuntamente buscado a un narcotraficante y mataron a seis personas.

El joven dio su testimonio sobre lo ocurrido aquella noche y pese a la justificación de las autoridades parece que no se trató de un operativo sino de una ejecución.

El menor señaló directamente al Comisionado Estatal de Seguridad, Alberto Capella, quien dijo, ordenó el ataque.

«Salimos y unos oficiales dijeron ´pues que qué le habíamos hecho a Capella o por qué nos mandó a hacer eso, qué tanto coraje nos tenía´ y ya salimos afuera y dijo un oficial, al salir por la puerta dijo ´la culpa se la vamos a echar a tu papá´, dice, ´a ustedes no les van a creer, no les van a hacer caso, nosotros somos autoridad, nos van a creer más´ y ya salimos y al salir afuera nos encerraron en unas camionetas», dijo el adolescente.

El joven contó que al llegar a la casa los policías comenzaron a disparar sin identificarse.

«Estábamos ya acostados cuando se oyó que golpeaban la puerta principal, se vieron luces hacia adentro de la casa cuando mi hermana dijo se están metiendo hombres armados, abracé yo a mi sobrino y nos metimos al baño, pero al entrar no se identificaron quiénes eran, sino que llegaron tirando», contó.

Tras la irrupción policíaca todos los integrantes de la familia se escondieron en el baño de la vivienda.

Ahí quedaron sin vida los cuerpos de seis de los integrantes de la familia. Quienes sobrevivieron, dijo Carlos Alberto, son los que estaban detrás del muero del baño. Las que murieron son las que quedaron agachadas frente a la puerta de aluminio del sanitario.

«Nos metimos, el baño está la puerta, tiene un murito y los que estábamos del lado del muro ahí estábamos los que quedamos vivos ahí estábamos, los que quedamos vivos ahí estábamos de ese lado y los otros estaban atrás de la puerta y como empezaron a disparar a la puerta pegaron en la puerta y los que estaban detrás de la puerta fueron los que fallecieron y los que estábamos del lado del muro somos los que quedamos vivos», dijo.

Una de las víctimas, la menor de tres meses de edad, fue la primera víctima del operativo, pues fue baleada cuando su madre la llevaba en brazos hacia el baño para esconderse.

«Al entrar mi hermana íbamos en la cocina cuando me dijo ya le pegaron a mi niña, una bebé de tres meses, ya se metió, nos metimos todo al baño, nos metimos y ya me dijo adentro el baño, mi niña ya está muerta, ya le pegaron, ya le habían pegado afuera», expresó.

El menor aseguró que él y el resto de los sobrevivientes del ataque policiaco temen por su vida y ser víctimas de los policías.

Vía LSR