En México más de 200 mil personas fallecen a causa de la obesidad, 80 mil de ellas por diabetes

Regeneración 30 de octubre de 2020. En 2019 el INEGI informó que fallecieron 747 mil 784 personas, el 88.8% de ellas a causa de enfermedades, mientras que 11.2% fueron por accidentes, homicidios y suicidio.

En México más de 200 mil personas fallecen a causa de la obesidad, 80 mil de ellas por diabetes y más de 100 mil por enfermedades cardiovasculares.

Uno de los principales factores que desencadenan dichas enfermedades es la mala alimentación.

La mayoría de los mexicanos consume productos ultraprocesados altos en azúcares, grasas, sodio y calorías.

El 30% de las calorías en la dieta de un mexicano son alimentos ultraprocesados. El consumo de bebidas azucaradas provocan el fallecimiento de 40 mil personas al año.

El 57% (23 mil 433) de los decesos son por diabetes, el 33% (13 mil 517) por enfermedades cardiovasculares y el 1% (144) por diversos tipos de cáncer asociados a la obesidad.

La obesidad y el sobrepeso han sido una de las mayores problemas de salud en México y ahora con la llegada del Covid-19 la mortandad ha aumentado.

En 9 meses la pandemia ha dejado al menos 90 mil fallecidos.

La Secretaria de Salud ha informado que la diabetes, obesidad y la hipertensión sol factores que aumentan el riesgo de morir si se contrae Covid-19.

La obesidad incrementa en un 47%  hasta un 50% la gravedad de la enfermedad y la probabilidad de morir a causa de Covid-19.

Si no se realizan cambios en las políticas públicas para contrastar los efectos de la pandemia, en el año 2025 habría al menos 16 millones de casos de enfermedades cardiovasculares y 12 millones de casos de diabetes por sobrepeso y obesidad.

El gobierno de México ha implementado algunas acciones para contrarrestar dichos efectos como el impuesto a las bebidas azucaradas (2014) y el nuevo etiquetado frontal (2020).

El impuesto a las bebidas azucaradas podría evitar hasta 19 mil decesos y 189 mil casos nuevos de diabetes.

También se calcula que en unos cinco años el nuevo etiquetado frontal reduzca el consumo calórico en la población y así disminuya el número de fallecidos derivadas de la mala alimentación.