De acuerdo con las investigaciones, la bomba que causó la muerte de 22 personas en el concierto de Manchester esta semana, era un dispositivo hecho en casa.

 

Regeneración, 28 de mayo de 2017.– Según la policía local, el atacante, Salman Abedi, era un joven británico de 22 años vinculado con el autodenominado grupo Estado Islámico en Libia y lo que usó como arma fue un dispositivo rudimentario, pero con una gran potencia.

Según describió el The New york Times, «El primer análisis de la bomba, de acuerdo a lo entregado por las autoridades británicas desde el lugar del hecho, no da una idea del tamaño ni la cantidad de explosivos utilizados, pero sí que fue confeccionada con bastante cuidado y previendo todo el daño que iba a causar», señaló el periódico estadounidense.

La investigación sigue esta pista, a partir de la cual la policía está realizando múltiples arrestos en Manchester, los últimos este mismo fin de semana.

El gobierno británico volvió a situar el nivel de amenaza de ataque a «severo», después de haberlo elevado a «crítico» durante unos días.

Este último cambio indica que un ataque es «altamente probable pero no inminente».

Hasta el momento se han detenido a 12 sospechosos, el último de los cuáles fue aprehendido hoy.

La mayoría de los allanamientos y detenciones realizados desde el lunes han sido en el sur de Manchester, una zona multiétnica de donde Abedi, el suicida que detonó la bomba, nació y creció.