Peñabot, por John M. Ackerman

Por: John M. Ackerman
Gregorio Jiménez, valiente periodista de Veracruz y víctima de la consolidación autoritaria mexicana, justicia ya.

Quienes gobiernan en contra de los intereses populares saben perfectamente bien que no basta con la represión para apagar el fuego de la indignación social. Siempre hará falta complementar la violencia del Estado con una guerra ideológica orientada hacia la destrucción de la autoestima y el optimismo de la sociedad, así como la desarticulación de las redes de confianza y acción colectiva.

Sin estos elementos, el poder de los pocos se desmorona rápidamente y tarde o temprano el vacío se llena con los cimientos de un nuevo régimen de democracia verdadera y poder popular.

Televisa, Tv Azteca y los principales consorcios de la radio comercial mexicana han fracasado olímpicamente en legitimar al gobierno de Peña Nieto y el Pacto por México. Tampoco han logrado este fin el encarcelamiento de Elba Esther Gordillo, el año de reformas, la multiplicación de loschayotes periodísticos, el espaldarazo de Barack Obama y los medios internacionales al gobierno actual o la detención del Chapo Guzmán.

Aun con el apoyo de los actores más poderosos del mundo y después de una enorme inversión publicitaria, Peña Nieto no ha podido superar su imagen de muñeco servil a los más abyectos intereses, cuya única función sería poner una cara supuestamente bonita a la destrucción de los derechos sociales y la soberanía nacional.

Cuando algo lo pasan tanto en la televisión a mí me aterra. Me aterra porque me quieren convencer de algo que yo sé que no es benéfico. Normalmente todo lo que pasan en la televisión es así. Te dicen que te va a beneficiar, pero lo que hemos visto es que es todo lo contrario. Son las palabras de una digna locataria de uno de los importantes mercados públicos en el Distrito Federal que lucha todos los días para evitar su exterminio frente al avance de los grandes supermercados como Walmart, Soriana y Chedraui (véase:http://ow.ly/u9VAD).

LEER MÁS:  Tomás Zerón se fugó porque aún tiene cómplices en la FGR: Anabel Hernández

La perspectiva de esta valiente mujer es ampliamente compartida por la sociedad. La fuerza simultánea tanto de la herencia de la Revolución Mexicana, plasmada en la conciencia crítica del pueblo mexicano como de la actualidad del flujo de información en las redes sociales genera un escenario particularmente difícil para el poder en México. El indomable espíritu rebelde del pueblo azteca no se deja vencer tan fácilmente.

En consecuencia, todos los días Peña Nieto y sus secuaces buscan nuevas estrategias para imponer su proyecto de dominación. Por ejemplo, hace unos días el Presidente se atrevió a sugerir que un robot podría tener las capacidades para llegar a Los Pinos: Al ver a este robot que nos ha mostrado varias de sus capacidades, podría yo incluso sospechar que en algunos años, alguno de ellos o alguna vez se pretenda que un robot llegue a gobernar un municipio, un estado o un país. Peña Nieto balbuceó estas palabras momentos después de conocer los talentos de Asimo, un robot que labora en la fábrica de la empresa Honda, ubicada en Celaya, Guanajuato.

Después intentaría rectificar su ocurrencia al aclarar que yo creo que eso no ocurrirá, para quienes tenemos la responsabilidad social de gobernar, algo que será insustituible por la tecnología es compartir las emociones. Pero la corrección fue parcial y el daño ya estaba hecho. Quedó perfectamente claro que para Peña la política no es un arte donde se despliega la fuerza libertaria del espíritu humano o las convicciones de los hombres y las mujeres de Estado, sino una simple cuestión de técnica robótica que implica realizar los movimientos correctos en las situaciones adecuadas, aunque con una matiz emocional agregada para engañar a los ingenuos.

LEER MÁS:  Héctor de Mauelón defiende verdad histórica de Peña y Murillo Karam

En Twitter y las redes sociales también proliferan los famososPeñabots. Son usuarios falsos o anónimos que reciben salarios decorosos para golpear a los adversarios e implementar una guerra sicológica en las redes sociales. Su comportamiento sigue al pie de la letra la estrategia del Grupo de Investigación en Inteligencia Amenaza Conjunta (Joint Threat Research Intelligence Group-JTRIG) que utiliza el gobierno de Estados Unidos para negar, interrumpir, degradar y engañar ( Deny, Disrupt, Degrade, Deceive) a sus adversarios por medio de estrategias de infiltración en las redes sociales.

Hace unos días el periodista Glen Greenwald dio a conocer todos los pormenores de esta estrategia al divulgar nuevos documentos que habían sido extraídos de las catacumbas de la NSA por Edward Snowden (véase:http://ow.ly/u9UZN).

La total subordinación del aparato deseguridad mexicano a Washington quedó demostrada en el operativo de detención del Chapo Guzmán.

La agencia Ap fue perfectamente clara cuando primero divulgó que la detención había sido realizada de manera conjunta por autoridades mexicanas y estadunidenses. Si Peña llega al extremo de permitir la operación ilegal de dronesde guerra sobre el territorio nacional, así como la participación directa de agentes estadunidenses en acciones de procuración de justicia, no existe duda alguna de que también implementa estrategias de espionaje e infiltración de movimientos sociales, coordinadas por las autoridades estadunidenses.

Las fuerzas de la corrupción y la ignominia son fuertes, pero los lazos de confianza, conciencia y trabajo en conjunto del pueblo mexicano son aún más poderosos. Pero para realizar su enorme potencial será necesario primero superar los vicios del sectarismo, la soberbia y la desorganización. Manos a la obra.

johnackerman.blogspot.com

Twitter: @JohnMAckerman