Compartir
Minería submarina aprobada en la Política Nacional de Mares y Costas, publicado el 30 de noviembre en el Diario Oficial. Ambientalistas piden sea derogado 

Regeneración, 3 de diciembre del 2018. Minería submarina forma parte de la política de mares y costas publicada el 30 de noviembre en el Diario Oficial de la Federación, por el gobierno saliente de Peña Nieto. Ambientalistas urgen a legisladores derogar la medida.

El Frente Ciudadano en Defensa del Agua y la Vida, publicó en redes sociales:

Mientras los científicos piden resguardar la biodiversidad ante el desarrollo de la minería submarina, pues puede provocar alteraciones irreversibles en los ecosistemas marinos.

Así como potenciales extinciones regionales e incluso globales además de pérdida de contacto entre comunidades biológicas,

Tal como se pude ver en: http://advances.sciencemag.org/content/4/7/eaar4313.full

Antes de irse, tropelías

El día 30 de noviembre “en el Diario Oficial de la Federación, el gobierno saliente del traidor Peña y sus cómplices firmaron el Acuerdo sobre Política Nacional de Mares y Costas, que incluye la MINERÍA SUBMARINA”, denunciaron los ambientalistas.

“Es urgente y necesario convocar a una reunión con los diputados y senadores federales”, exigieron.

LEER MÁS:  Sonora, derrumbe en mina 'mulatos', dos desaparecidos

No solo para exigir una explicación sobre este acuerdo que pone en grave riesgo nuestras costas su biodiversidad y productividad (entre otras cosas).

“Si no para que lo modifiquen a la brevedad posibles”, indicaron.

El extractivismo no es la solución económica para nuestro país, finalizaron en su publicación.

Lo que se publicó en el Diario Oficial de la Federación, el 30 de noviembre
Minería marina.
México cuenta con gran potencial para el aprovechamiento de minerales que se encuentran en la franja de entre 12 y 15 millones de km², denominada “Zona de Fracturas Clarion-Clipperton (ZFCC)”, que va de México hasta Hawái, en esa franja se han calculado reservas potenciales de siete mil millones de toneladas de manganeso, 340 millones de toneladas de níquel, 240 millones de toneladas de cobre y 78 millones de toneladas de cobalto.
La importancia de su potencial productivo se vislumbra en el dato de que en esta zona se desarrollan 12 de los 22 contratos de exploración otorgados por la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos (AIFM), según su informe de abril de 2018.
La posición inmediata de nuestro país con la ZFCC y la alta probabilidad de que muy pronto se transite de la exploración a la explotación de los minerales contenidos por los nódulos polimetálicos, indican que debemos fortalecer el desarrollo de la investigación científica y tecnológica, la creación de instrumentos normativos jurídicos y técnico-científicos para regular, atenuar, mitigar o eliminar los potenciales impactos naturales de las actividades que se generen en el aprovechamiento de estos minerales con la conservación de nuestro patrimonio natural.
Para esto último, se requiere una gestión adaptable para responder a la naturaleza compleja y dinámica de los ecosistemas y a la precaria comprensión y deficientes conocimientos que poseemos sobre su funcionamiento.
La inserción del país en las actividades de minería marina, demanda de una relación más cercana con la AIFM, que controla estos recursos catalogados “Patrimonio de la Humanidad”, para asumir el retraso que tenemos, y desarrollar tratados de reciprocidad, frente a los países que han contratado con esta autoridad la exploración de los bloques de la ZFCC.
Además, con ello, podremos construir un escenario de inserción viable de las empresas y economía nacional en la explotación y las cadenas que se generen en el aprovechamiento de estas riquezas naturales.
La continuidad de las características geológicas de la Zona de Fracturas Clarion-Clipperton hacia la Zona Económica Exclusiva Mexicana, sugiere que potencialmente existen recursos de nódulos polimetálicos en aguas de jurisdicción nacional. En México se identifican yacimientos minerales en zonas costeras y en zonas marinas, es decir, en el Mar Territorial, Zona Contigua y Zona Económica Exclusiva.
Algunos de los minerales presentes en las zonas costeras incluyen depósitos de sal y arenas con minerales pesados como la magnetita, ilmenita y rutilo.
En las zonas marinas, existen potenciales recursos de fosforita, hierro, manganeso, níquel, cobre, cobalto, molibdeno, zircón, elementos de tierras raras, platino, oro, plata, cadmio, galio, estaño, selenio, entre otros, contenidos en nódulos polimetálicos, sulfuros masivos del fondo marino y en costras de cobalto, los cuales son requeridos para usos industriales y tecnológicos.
Geográficamente se tiene actividad económica-minera en zonas costeras y marinas de las regiones Pacífico Norte, Golfo de California y Pacífico sur.
Hacerlo de esta manera asegurará que se preserven los ecosistemas marinos que son fuente de recursos indispensables para las comunidades en los litorales nacionales.

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook