Asalto a periodistas de caravana de Marichuy, por fotografiar a grupo armado: versión SSP

Los reporteros dijeron a los hombres armados que no tomaron fotografías de ellos, pero fue en ese momento cuando los agresores los despojaron de dos equipos fotográficos y cuatro celulares.

Regeneración, 22 de enero de 2018.- El secretario de Seguridad Pública de Michoacán, Juan Bernardo Corona Martínez informó que los periodistas extranjeros que iban acompañando la caravana de la aspirante a la presidencia, María de Jesús Patricio Martínez, fueron despojados de sus pertenencias, por tomar fotografías a un grupo armado en la zona de Tierra Caliente.

Bernardo Corona dijo que según los reportes de la Secretaría de Seguridad, los hechos ocurrieron en el momento del traslado de la caravana de Marichuy de Santa María Ostula, en el municipio de Aquila, hacia Paracho, en la Meseta Purépecha.

El funcionario dio a conocer que en el momento que la caravana pasaba por el tramo Tepalcatepec-Apatzingán, dos camionetas con gente armada les cerraron el paso y los reporteros empezaron a tomar fotografiarlos.

“Esto molestó a las personas (armadas) y de manera directa les retiraron micrófonos, grabadoras, así como equipos que ellos (reporteros) traían”, dijo el titular de la SSP del estado.

El secretario de seguridad detalló que más tarde, la también vocera del Congreso Nacional Indígena, ya había llegado al municipio de Apatzingán y luego al municipio de Paracho, así lo informa el diario El Universal.

“En este momento no tenemos registrados lesionados, heridos, así como tampoco ninguna denuncia ante la autoridad competente”, mencionó Corona Martínez.

LEER MÁS:  Atacan con cuchillo a la periodista Susana Carreño en Nayarit

De acuerdo con los testimonios de los periodistas agredidos, pasadas las seis de la tarde salieron de Ostula con la caravana de Tepalcatepec rumbo a Paracho, pero iban al final de la fila tomando fotografías de los campos y el atardecer, cuando vieron una camioneta marca Honda CR-V color gris, repleta de hombres armados. En ese momento bajaron las cámaras pero un kilómetro más adelante los sujetos se les emparejaron y los encañonaron hasta cerrarles el paso, así lo informa en su portal Aristegui Noticias.

Olvera y Rodríguez dijeron a los hombres armados que no tomaron fotografías de ellos, pero fue en ese momento cuando los agresores los despojaron de dos equipos fotográficos y cuatro celulares.

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) fue consultada al respecto y confirmó que hasta el momento los cinco periodistas que fueron despojados de sus pertenencias aún no han presentado su denuncia.

Antes de lo sucedido en Tierra Caliente, uno de los comuneros de Santa María Ostula dijo que había hecho la advertencia ante Marichuy, de que el narco sigue más vivo que nunca.

Destacó que la guerra contra el narcotráfico en Michoacán, y en el país, no es más que una mascarada para que ese jugoso negocio siga vivo mientras la violencia se riega más y más por todos los pueblos de este país que es México.

LEER MÁS:  Cabeza de Vaca se olvida de dos periodistas asesinados en su sexenio

“Gracias a los hombres de lucha que han tenido el valor civil de enfrentar al crimen organizado y al narco gobierno, las autoridades nos han premiado con encarcelamientos, órdenes de aprensión y fabricación de delitos a nuestros comandantes comunales”, dijo.

Debido a esta situación, el CIG responsabilizó al gobierno federal representado por Enrique Peña Nieto y al gobernador del estado Silvano Aureoles Conejo, de la seguridad de la precandidata presidencial y quienes la acompañan.

“Lo decimos con claridad: la solución es la autodefensa y el ejercicio de la autonomía. En la Comunidad Indígena de Santa María Ostula, no hay violencia, ni asesinatos, ni extorsión alguna, como está sucediendo en otras partes de nuestro estado y el país, bajo vigilancia del propio sistema de gobierno”, destacó

Los reporteros extranjeros acompañaban la caravana de Marichuy en su primero de tres días de gira que la aspirante a la presidencia realiza en el estado de Michoacán y que inició en la comunidad indígena de Santa María Ostula, municipio de Aquila.

Tras los hechos ocurridos el Concejo Indígena de Gobierno (CIG) emitió un comunicado.