Compartir

Las comunidades de Tehuipango, donde casi la totalidad de sus 26 mil 332 habitantes son hablantes de lengua náhuatl, se ubican también entre las más pobres del país.

Regeneración, 2 de diciembre de 2017.-En varios municipios indígenas de Veracruz el analfabetismo, migración y pobreza son el pan de cada día de miles de personas que ahí habitan.

LA ESCUELA NO ES PRIORIDAD

“Los niños se ven obligados a dejar la escuela para ir a trabajar al campo, a la pizca de café, al corte de caña, cualquier trabajo que genere ingresos a la familia. Para ellos la escuela no es prioridad; los alumnos se van incluso sin terminar la primaria”, asevera Matea Trinidad, quien es maestra de educación indígena en la sierra de Zongolica, una de las regiones más pobres del país, donde 46% de la población mayor de 15 años no sabe leer ni escribir.

TEHUIPANGO

Las comunidades de Tehuipango, donde casi la totalidad de sus 26 mil 332 habitantes son hablantes de lengua náhuatl, se ubican también entre las más pobres del país. En estos pueblos no hay hombres. Todos migran a Estados Unidos o ciudades como Orizaba y Xalapa. Las mujeres se quedan como jefas de familia, pero muchas no saben leer ni escribir y no pueden dar ningún apoyo a sus hijos para avanzar en la escuela, afirma Yoloxóchitl, profesora de primaria indígena de la región.

LEER MÁS:  Familiares reportan desaparición de periodista en Veracruz, perdieron comunicación con él

Hace 20 años, recuerda Matea Trinidad, venir a estos pueblos era hacer un camino a pie de día y medio desde Orizaba. “Como maestras indígenas y rurales nos tocó padecer de todo. Las casas tenían techos cubiertos de pencas de magüey, y si se podía, te acondicionaban un cuartito de madera y ahí se daba clase, se vivía y se trabajaban los materiales. La educación indígena siempre ha sido la más olvidada. Incluso ahora no llegan completos los libros en nahuátl, y casi nunca coinciden con la variante dialectal que usan los alumnos”.

METAS POCO REALISTAS

Por esto consideran que las Directrices para mejorar la atención educativa de niñas, niños y adolescentes indígenas, emitidas por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) en enero pasado, y que por primera vez se presentan de forma directa a profesores indígenas, están bien, pero tienen metas poco realistas. No consideran que acá las comunidades indígenas tienen sus usos y costumbres; aquí la mujer es muy sumisa, tiene hijos a los 13, 14 o 15 años y se queda sola. La inclusión y la equidad no se inician en la escuela, sino en casa, pero aquí las mujeres prácticamente no estudian, son muy pocas las que concluyen la secundaria, asegura Yoloxóchitl.

LEER MÁS:  CNDH emite recomendación a Yunes por muerte de bebé en Veracruz

Escolaridad indígena, 30 años de rezago

La ex presidenta del INEE y consejera del organismo Sylvia Schmelkes del Valle, encabezó los trabajos del primer Foro de Educación Indígena en el municipio de Tehuipango, a donde acudieron docentes de los municipios de Tequila, Astacinga, Tlaquilpa, Atlahuilco y Texhuacán, reconociendo que la población indígena mayor de 15 años en la región tiene un promedio de escolaridad de 4.1 grados, mientras a escala nacional es de 5.7 para los hablantes de una lengua indígena. Advirtió que el analfabetismo es un enorme desafío para poder mejorar los aprendizajes de niños y adolescentes indígenas, así lo detalla La Jornada.

Señaló que la puesta en práctica a escala nacional de las directrices “ha tenido avances, y en el caso de la educación indígena la reforma educativa y el nuevo modelo le dan un marco jurídico que permite incluir, entre otros aspectos, contenidos culturales propios que pueden impartirse en la escuela mediante la autonomía curricular”.

LEER MÁS:  Otra mujer embarazada es asesinada, le extraen a su bebé y la tiran a baldío

Admitió que mientras la población nacional tiene un promedio de escolaridad de casi nueve grados, es decir, con secundaria concluida, en el caso de los habitantes originarios “apenas tienen primaria, lo que representa un rezago hasta de 30 años”. Dijo que si la próxima administración federal no prioriza la agenda de educación indígena seguiremos matando nuestra diversidad cultural, lo que sería terrible para México, pero también el seguir utilizando la educación para reproducir la desigualdad social.

Por su parte, Jorge Flores Lara, subsecretario de Educación Básica en Veracruz, destacó las desigualdades que enfrentan las escuelas indígenas en la entidad, pues en la sierra de Zongolica 67 por ciento de los planteles no tienen seguridad jurídica, dado que la propiedad del predio donde están edificadas no es de la nación, lo que impide, por norma, que reciban apoyos estatales o federales. A ello se suma que 90 por ciento de los 1.4 millones de veracruzanos en pobreza sean indígenas.

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook