Compartir
Echada a andar la operación de limpieza y de combate al huachicoleo y ante robos mayores, no puede detenerse en la aprehensión de sólo piezas menores, sobre todo de los altos delincuentes de cuello blanco.

Por Eduardo Nava Hernández
Cambio de Michoacán

(11 de enero del 2019).-No ha habido que esperar, como es usual en estos casos, a que el gobierno de López Obrador cumpla los ritualizados cien días de gestión para revisar sus avances. Un poco más de un mes ha sido suficiente para tener una muy aproximada idea de las orientaciones y posibles alcances de varias de las iniciativas y proyectos estratégicos de esta administración.

En realidad, el gobierno obradorista comenzó el 1 de septiembre, con la asunción de las mayorías de Morena-PT-PES en el Congreso de la Unión. Desde entonces se comenzaron a operar las principales iniciativas y líneas de acción de lo etiquetado como Cuarta Transformación, aunque muchas decisiones, incluida la composición del gabinete, estaban tomadas desde mucho antes, incluso desde la campaña electoral.

Decisiones, varias de ellas muy polémicas, por trascendentes, como la cancelación del proyecto aeroportuario para la Ciudad de México, el inicio de los megaproyectos del Tren Maya para cinco Estados del Sureste, el Corredor Transístmico —sin que, en ambos casos, existan los correspondientes estudios de impacto ambiental ni la consulta obligada por el Convenio 169 de la OIT a las comunidades y pueblos indígenas afectados en sus territorios— o la muy cuestionable Guardia Nacional militarizada, aún no legalizada pero ya reclutando jóvenes para integrarla. Con la primera de esas iniciativas se han puesto al descubierto los intereses de los grupos económicos favorecidos por el anterior gobierno, como los que controlaban el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, que lucraron con las obras de relleno del Lago de Texcoco, y en general los beneficios para los personajes y grupos económicos involucrados en el proyecto del NAICM, casi todos ellos cercanos a Enrique Peña Nieto.

Y con el inicio del nuevo año se ha instalado en la opinión pública la magnitud del problema del robo de combustibles o huachicol, operado en gran escala y durante al menos tres sexenios desde el interior mismo de Petróleos Mexicanos y también con la ordeña tolerada de los ductos de distribución. De más de 66 mil millones de pesos anuales habló el Presidente en una de sus recientes conferencias matutinas de prensa. De 600 a mil pipas de combustibles operadas diariamente por este comercio semiclandestino, que no se quedó, entonces en una venta hormiga o al menudeo, sino que ha abastecido en gran escala a empresas y revendedores, llegando hasta los centros directos de distribución de la gasolina.

LEER MÁS:  AMLO requiere de jóvenes para el Archivo General de la Nación

El efecto inmediato del golpe dado a la delincuencia organizada gasolinera ha sido el desabasto del combustible en varios Estados, sobre todo los del Centro y Centro-Occidente. Un ramalazo, sin duda, para la economía nacional en general, que, al menos en las redes sociales, ha repercutido en la venezolanización de la protesta de una parte de las clases medias contra el gobierno del país. El cierre de los ductos que abastecen a las terminales de distribución desde las refinerías desde luego que afecta a los consumidores de todo tipo; pero no puede haber sido una decisión tomada por López Obrador en la soledad de su oficina, sino sobre consideraciones técnicas y de seguridad nacional. En entrevista con Carmen Aristegui el martes 8 de enero, por ejemplo, el dirigente de los gasolineros del país, Juan Pablo González Córdova, relató cómo, a solicitud del gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, Pemex accedió a abrir el ducto de la refinería de Salamanca a León, pero éste sólo operó durante unas horas porque de inmediato comenzó a ser “pinchado” por los saqueadores (https://aristeguinoticias.com/0801/multimedia/el-costo-de-la-gasolina-ha-disminuido-alrededor-de-un-peso-en-un-mes-presidente-de-amegas-video/=). Lo que parece un problema técnico de abasto, o un mal cálculo en las acciones de combate al huachicol, es en realidad un problema de seguridad nacional, y por eso se ha movilizado a cuatro mil elementos de las fuerzas armadas para vigilar las instalaciones petroleras.

Las compras de pánico, la escasez y el desabasto los hemos visto antes. Primero durante la crisis de 1982, cuando era casi imposible conseguir en el mercado algunos productos básicos como la leche, el azúcar, harina, pasta dental, y hasta papel higiénico. ¿Y cómo olvidar aquel enero de 1989, cuando el recién instalado presidente Carlos Salinas de Gortari ordenó la aprehensión y encarcelamiento del líder “moral” del sindicato petrolero Joaquín Hernández Galicia La Quina, y se generó una psicosis social, con compras de pánico en las gasolineras y desabasto de combustibles, similar o mayor que el que ahora vemos (pues fue en todo el país), aunque de corta duración?

LEER MÁS:  AMLO sólo ha descansado tres de 100 días de gobierno; hará de un sexenio dos

El huachicolazo de López Obrador puede compararse con el quinazo de Salinas, o el gordillazo de Peña Nieto en enero de 2013. En los tres casos, han sido acciones impactantes que permiten al nuevo gobernante ganar fortaleza y asentarse en el poder del aparato estatal. Pero hay también diferencias. Mientras que el golpe salinista al dirigente petrolero y el arresto de Elba Esther Gordillo por órdenes de Peña no modificaron el aparato corporativo del STPRM o del SNTE, ni su control por el gobierno en turno, en este caso sí se trata de erradicar una estructura delincuencial que actúa en detrimento de la riqueza nacional y de la ley, y no sólo de sacar del camino a un poderoso líder adverso o incómodo para el Presidente.

La información de la que se dispone (véanse los trabajos periodísticos de Ana Lilia Pérez y sus libros El cártel negro y Camisas azules, manos negras, así como sus reportajes en Proceso y otros medios) es que desde los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón, pero especialmente durante el de Enrique Peña Nieto, se configuró dentro de Pemex una trama delincuencial de saqueo de combustibles en gran escala, como ahora lo ha denunciado López Obrador. Esa estructura, que no es sino una de las variantes de la delincuencia organizada operando, como otras, desde dentro del aparato gubernamental, se estructuró como parte del mismo, pero ahora puede ser visto como un desafío radical al poder del Estado y a la estabilidad de la nación, así como una privatización delincuencial de Pemex.

LEER MÁS:  Ha disminuido delincuencia en Tijuana y Acapulco, en otras no, admite AMLO

Hasta ahora se ha anunciado la detención de tres funcionarios de la empresa petrolera, aunque no se han divulgado sus nombres; y lo más interesante, el señalamiento del propio Presidente de que se investiga por omisión en la vigilancia de los ductos al general Eduardo León Trauwitz, quien fue jefe de escoltas de Enrique Peña Nieto cuando éste gobernó el Estado de México y designado subdirector de Salvaguardia Estratégica en 2014, cuando este último estaba a la Presidencia. También se ha anunciado la cancelación de concesiones a estaciones de servicio que se han venido abasteciendo de combustible robado. Es difícil, también por ahora, prever hasta dónde se tirará del cordel y a dónde llegarán las investigaciones. Pero desde ya son candidatos a proceso el líder petrolero (y ex senador priista) Carlos Romero Deschamps y los ex directores de Pemex, Emilio Lozoya Austin, José Antonio González Anaya (luego secretario de Hacienda y Crédito Público) y Carlos Alberto Treviño Medina.

Y no hay que perder de vista el señalamiento realizado por López Obrador en su conferencia matutina de que de esos robos “sabían todos, desde Fox, quién le siguió, Calderón, todos. […] Es evidente que se sabía, tan se sabía que el sistema de información lo encontramos establecido, no así el sistema de información sobre homicidios o robos”. “Era una especie de tolerancia, algo pactado o que se daba por hecho, pero de tiempo atrás, estamos hablando de tres sexenios”, agregó.

De modo que será muy difícil que el expediente de este saqueo se cierre sin que haya investigaciones que lleguen a los mismos ex presidentes de la República y sin que haya consignaciones importantes dentro y más allá de Pemex. Echada a andar la operación de limpieza y de combate al huachicoleo y ante robos mayores, no puede detenerse en la aprehensión de sólo piezas menores, sobre todo de los altos delincuentes de cuello blanco.

Eduardo Nava Hernández. Politólogo – UMSNH

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook