Irregularidades en el NAICM: Sedena encareció barda y usó empresas fantasma

La Sedena, al menos dos empresas fantasma, el INAI, Ximena Puente y el PRI, detrás de esta irregularidad recientemente hallada en la construcción del NAICM

 

Regeneración, 25 de marzo de 2018.- Una investigación del periodista Sebastián Barragán reveló que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) construyó la barda que delimitará el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) usando un contrato encareció la obra en un 89 por ciento y al menos dos empresas fantasma.

Dicha barda originalmente tenía un costo de mil 547 millones de pesos, luego del contrato antes mencionado, la obra alcanzó los dos mil 930 millones de pesos.

El periodista agregó vía Twitter que «las facturas y contratos de esta obra no existen, según búsquedas ‘exhaustivas’ del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México y la Sedena.

LEER MÁS:  FGR y Guardia Nacional aseguran narcolaboratorio en Iztapalapa

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró que la Sedena no comprobó el gasto de 389 millones 670 mil pesos, sólo revisó el ejercicio de mil 611 millones 585 mil 800 pesos.

Además, señala el periodista, «la decisión fue avalada por el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, con el voto de Ximena Puente, quien ya renunció a su cargo para representar al PRI en el Congreso».

https://regeneracion.mx/actual-comisionada-del-inai-dentro-de-los-pluris-del-pri/

La obra de la barda inició sin contar con un proyecto ejecutivo y se hicieron modificaciones a segmentos ya acabados de la barda a medida de las necesidades de empresas proyectistas o dependencias como la Conagua.

LEER MÁS:  FGR y Guardia Nacional aseguran narcolaboratorio en Iztapalapa

Además, la obra se demoró año y medio; debía terminar en diciembre de 2015 y se acabó en mayo de 2017.

Respecto a las empresas fantasma, Barragán señala dos contratistas de 111: Constructora Camino Real del Valle y Constructora los 4 Príncipes. De acuerdo con el periodista, es imposible saber qué vendieron y a qué precio.

Estas dos compañías nacieron prácticamente al mismo tiempo, en marzo de 2014, a nombre de una pareja de jóvenes oaxaqueños, «Carlos Alexis» y «Dinoraht Miccel», de 20 y 21 años de edad.

El periodista contactó al joven, éste negó ser dueño de ninguna empresa y «le sorprendió que sus datos personales figuren en una compañía de Puebla», pues nunca había estado ahí siquiera.

Estas compañías vendieron 10 millones de pesos en materiales indeterminados para el NAICM.

Ver los detalles de esta investigación en Aristegui Noticias.