Compartir

Nicanor Parra fue ganador del premio Cervantes en 2011 y una de las figuras más importantes de la literatura hispanoamericana del siglo XX

Regeneración, 23 de enero de 2018.- El poeta chileno Nicanor Parra murió la madrugada de este martes a los 103 años, informó el ministro de Cultura de Chile, Ernesto Ottone.

Nicanor Parra fue ganador del premio Cervantes en 2011 y una de las figuras más importantes de la literatura hispanoamericana del siglo XX.

El poeta vivió sus últimos años en la localidad costera de Las Cruces, pero su fallecimiento ocurrió en su casa en el municipio de La Reina, en Santiago.

“Su salud estaba un poquito deteriorada, pero falleció a causa de los años. Nada más, eso es todo”, indicó su sobrino Nano Parra, según cita El País.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, lamentó la muerte del poeta: “Chile pierde a uno de los más grandes autores de la historia de nuestra literatura y una voz singular en la cultura occidental. ¡Estoy conmovida por el fallecimiento de Nicanor Parra! Mi más profundo pésame a su familia”.

 

Nicanor Parra y la corriente de la antipoesía

Nicanor Parra fue iniciador de una corriente poética que fue conocida como “antipoesía”, se caracterizó por emplear un lenguaje común y corriente y el humor. De esta manera revolucionó la poesía de la época; seria, elevada, solemne; cuyo máximo exponente había sido Pablo Neruda.

El mismo Parra lo explicó durante una entrevista con El Mercurio, dijo que era una síntesis entre “pedantería y vulgaridad” de los deportistas y los escritores en su colegio:

“El colegio era campeón de básquetbol y fútbol, por lo que a los atletas los consideraban héroes. A mí, Jorge Millas, Carlos Pedraza y Luis Oyarzún que formábamos un grupo de intelectuales nos llamaban ‘los filósofos’ y según los deportistas ‘filósofo’ era sinónimo de ‘pelotudo’.

“Se dio la clásica rivalidad entre espartanos y atenienses. Decidimos que teníamos que revertir esta situación y para ser aceptados se nos ocurrió hacer un tipo de literatura humorística, con muchos chistes y bromas, que era aceptada por ellos. Fue una transacción en la que el ‘último hombre’ arrasaría con el ‘súper hombre’.

“Se produjo el choque entre pedantería y vulgaridad; nosotros éramos los pedantes, ellos los vulgares y la síntesis dialéctica entre ambos es la antipoesía”.

 

Algunos poemas de Nicanor Parra

Epitafio

De estatura mediana,
Con una voz ni delgada ni gruesa
Hijo mayor de un profesor primario
Y de una modista de trastienda;
Flaco de nacimiento
Aunque devoto de la buena mesa;
De mejillas escuálidas
Y de más bien abundantes orejas;
Con un rostro cuadrado
En que los ojos se abren apenas
Y una nariz de boxeador mulato
Baja a la boca del ídolo azteca
-Todo esto bañado
Por una luz entre irónica y pérfida-
Ni muy listo detonto de remate
Fui lo que fui: una mezcla
De vinagre y aceite de comer
¡Un embutido de ángel y bestia!

 

Hasta luego

Ha llegado la hora de retirarse
Estoy agradecido de todos
Tanto de los amigos complacientes
Como de los enemigos frenéticos
¡Inolvidables personajes sagrados!

Miserable de mí
Si no hubiera logrado granjearme
La antipatía casi general:
¡Salve perros felices
Que salieron a ladrarme al camino!
Me despido de ustedes
Con la mayor alegría del mundo.

Gracias, de nuevo, gracias
Reconozco que se me caen las lágrimas
Volveremos a vernos
En el mar, en la tierra donde sea.
Pórtense bien, escriban
Sigan haciendo pan
Continúen tejiendo telarañas
Les deseo toda clase de parabienes:
Entre los cucuruchos
De esos árboles que llamamos cipreses
Los espero con dientes y muelas.

 

Agnus Dei

Horizonte de tierra
Astros de tierra
Lágrimas y sollozos reprimidos
Boca que escupe tierra
Dientes blandos
Cuerpo que no es más que un saco de tierra
Tierra con tierra -tierra con lombrices.
Alma inmortal-espíritu de tierra.

Cordero de dios que lavas los pecados del mundo
Dime cuántas manzanas hay en el paraíso terrenal.
Cordero de dios que lavas los pecados del mundo
Hazme el favor de decirme la hora.

Cordero de dios que lavas los pecados del mundo
Dame tu lana para hacerme un sweater.

Cordero de dios que lavas los pecados del mundo
Déjanos fornicar tranquilamente:
No te inmiscuyas en ese momento sagrado.

 

Quédate con tu Borges

él te ofrece el recuerdo de una flor amarilla
vista al anochecer
años antes que tú nacieras
interesante puchas que interesante
en cambio yo no te prometo nada
ni dinero ni sexo ni poesía
un yogur es lo + que podría ofrecerte

 

Me retracto de todo lo dicho

Antes de despedirme
Tengo derecho a un último deseo:
Generoso lector
quema este libro
No representa lo que quise decir
A pesar de que fue escrito con sangre
No representa lo que quise decir.

Mi situación no puede ser más triste
Fui derrotado por mi propia sombra:
Las palabras se vengaron de mí.

Perdóname lector
Amistoso lector
Que no me pueda despedir de ti
Con un abrazo fiel:
Me despido de ti
con una triste sonrisa forzada.

Puede que yo no sea más que eso
pero oye mi última palabra:
Me retracto de todo lo dicho.
Con la mayor amargura del mundo
Me retracto de todo lo que he dicho.

 

Leer otros poemas de Nicanor Parra

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook