Retenían pasaporte a taiwanesas para obligarlas a trabajar en empresa de juguetes colapsada

A las empleadas se les exigía cumplir un plazo de dos años de trabajo o pagar 20 mil pesos para recuperar sus documentos y poder ir a Taiwán.

Regeneración, 11 de octubre de 2017.- Una empleada de la empresa ABC Toys, sobreviviente del derrumbe del edificio ubicado en Bolívar 168, relató que la empresa retenía los pasaportes y documentos de identidad a las empleadas taiwanesas para obligarlas a quedarse y evitar que intentaran dejar el país.

Las trabajadoras debían cumplir un horario de 09:00 a 20:00 horas, de lunes a viernes y los sábados hasta las 15:00 horas. Además, se les exigía cumplir un plazo de dos años de trabajo o pagar 20 mil pesos para recuperar sus documentos y poder ir a Taiwán a ver a sus familias.

Jie Ting Huang, de 23 años y de nombre occidental Janet, relató a sus maestros de español en México, Paola Lazcano y Damián Meléndez, egresados de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM que no pueden regresar a su país “porque ellos tienen nuestros papeles, nuestro pasaporte, todo”.

Lai Ying Xia, quien se hacía llamar Gina, era otra joven, de 24 años que murió en el sismo. Ella y Janet eran amigas y compañeras, se conocieron durante la universidad y llegaron incluso a compartir el mismo cuarto, “la misma cama”, dicen sus profesores de español.

LEER MÁS:  Mikel Arriola sale del IMSS, buscará la jefatura de gobierno de la CDMX

En la importadora de juguetes, además de Gina murieron Amy, de nombre Hsien Yu Huang, sobrina de 23 años de una de las jefas de ABC Toys de nombre Pei Jiu Chin, de 52 años, quien también falleció en el sismo, junto con Wang Chia Yu, conocida como Carolina, de acuerdo al informe de la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo de la Ciudad de México.

Ni Gina ni Janet contaban con contrato ni seguridad social, su visa estaba vigente por dos años y una vez en México, comenzaron a trabajar para ABC Toys, con su primer sueldo, cubrieron el costo del boleto de avión con el que entraron al país.

La universidad donde Gina y Janet estudiaban hacia intercambió entre países para hacer prácticas profesionales en firmas chinas. Gina vino a México por primera vez en 2015, y volvió en 2016 e invitó a su amiga Janet, quien ya había hecho prácticas en Brasil. Las dos taiwanesas llegaron a México para trabajar en la firma ABC Toys.

LEER MÁS:  Morena y Sheinbaum con 40% de preferencia electoral en la Ciudad de México: Reforma

Gina se hacía cargo de la contaduría y Janet de las importaciones, revisaba el traslado de mercancías, la puntualidad de tiempos, el proceso de aduanas, el desembarco de productos y mantenía contacto con las oficinas de la firma en Cancún, apunta Animal Político.

Los maestros de español de Janet contaron que la joven vivía en constante estrés, incluso, dijeron que en una ocasión les comentó que trabajó todo un mes sin descansar.

Gina también comentó que estaba harta, quería dejar su empleo, pero sus ganas de sacar adelante a sus padres la convencían para continuar.

Con el sismo del 19 de septiembre, ambos profesores intentaron comunicarse con Gina y Janet, pero se percataron que la primera no recibía sus mensajes. Quedó atrapada en los escombros de Bolívar 168, ahí murió.

El sábado 23, se realizó el funeral de Gina en medio de una ceremonia budista y con la presencia de su madre, hermano y madrina. Testimonios indican que la empresa cubrió los vuelos de los familiares y los costos de los servicios funerarios.

LEER MÁS:  A 3 meses del sismo en Oaxaca, alumnos siguen tomando clases en espacios improvisados

Por su parte, Janet puso tres condiciones para permanecer en el país: un aumento de sueldo, seguro médico y ya no tener que vivir en el departamento que compartía con su compañera, pero ninguna fue aceptada. Su superior le propuso pagarle el boleto de avión de regreso a Taiwán, Janet aceptó y dejó México el pasado 2 de octubre.

 

 

Con información de Animal Político 

 

Instagram

Comentar con facebook