Un hombre que sufre discapacidad intelectual lleva más de 20 días internado en un Centro de Rehabilitación Psicosocial, acusado de robo con valor de 21 pesos a Soriana; fue golpeado por guardias de seguridad y trasladado al MP.

 

soriana

Regeneración 22 de mayo de 2016.- Un hombre de 32 años que sufre discapacidad intelectual lleva más de 20 días internado en el Centro Varonil de Rehabilitación Psicosocial (Cevarepsi), acusado del robo de mercancía con valor de 21 pesos en un supermercado de la cadena Soriana en la delegación Coyoacán.

Erick Javier Najar Montaño ingresó el pasado 20 de abril a una tienda ubicada en la colonia Ciruelos de dicha demarcación, según publica el diario Reforma.

El hombre tomó dos manzanas una para él y otra para su novia y un refresco con un valor total de 21 pesos. Najar Montaño agarró primero la fruta y después se dirigió al área de los refrigeradores; como no tenía dónde poner las manzanas, optó por meterlas a su mochila.

LEER MÁS:  Liberan a abuelito que robó chocolates en alcaldía Tlalpan

Antes de llegar a las cajas, un empleado de seguridad lo embistió y jaloneó al pensar que se estaba robando la mercancía.

En la averiguación previa FCY/COY-2/T2/00398/16-04 se indica que Najar Montaño fue golpeado por guardias de seguridad de la empresa y luego sacado por la puerta trasera: Posteriormente lo trasladaron al Ministerio Público a bordo de una patrulla.

Se indicó que la parte afectada (Soriana) no buscó un acuerdo reparatorio a pesar de que la cantidad de lo “robado” equivalía a 21 pesos.

Félix Piceno, abogado del acusado, explicó que la mercancía nunca fue robada del supermercado, pues las manzanas y el refresco salieron por la puerta de atrás y no por el área de cajas. Destacó que Erick Javier se dirigía a pagar cuando fue interceptado.

LEER MÁS:  Abuelito es encarcelado por robar chocolates en Tlalpan

El hombre sólo sabe escribir su nombre, no sabe leer y se comporta como un niño de 10 años y a pesar de ello en el Ministerio Público lo obligaron a firmar una declaración.

Piceno señaló que el juez 31 penal no le ha dado a Erick la libertad aun cuando los exámenes psicológicos que se le practicaron demuestran su discapacidad intelectual.

La defensa del acusado pidió los videos a la tienda pero el área legal de la empresa argumentó que no los puede proporcionar porque ya fueron borrados del sistema de cámaras de vigilancia.

Antes de este incidente Najar Montaño trabajaba en un taller mecánico y estudiaba en un instituto de educación especial.

Aparentemente la única familia de Erick son sus tíos y su abuela, ya que su padre lo abandonó a los 8 años y su madre se fue a Estados Unidos.

Fuente Reforma y Proceso