Compartir

“Juana estuvo sentada por mucho tiempo sin que nadie notara que ya no contaba con signos vitales, literalmente trabajó hasta morir y a nadie le importó”

Regeneración, 30 de agosto del 2018.– Según la publicación del comunicador Adub Santos en facebook , un mujer de nombre, Juana Santiago Chávez murió a los 85 años, mientras vendía sus humildes productos para sobrevivir.

Juana era originaria de San Juan Bautista Jayacatlán, Etla, Oaxaca; uno de los tantos municipios pobres del estado.

Según, Adub Santos, la mujer falleció el día miércoles, “alrededor de las 18:00 horas, por causas naturales, en la puerta del mercado donde acudía a vender sus productos”.

Estuvo así, “sentada por mucho tiempo sin que nadie notara que ya no contaba con signos vitales, literalmente trabajó hasta morir y a nadie le importó”.

El comunicador condenó el hecho: “una de tantas historias de la pobreza que se vive en Oaxaca.

Adultos mayores en abandono y pobreza

La historia de Juana, es la que padecen millones de personas de 60 años o más. Muchos de ellos trabajan con alguna limitación y sin remuneración económica.

Actualmente, las personas de la tercera edad sufren problemas de abandono, despojo de sus bienes, y muchos ocasiones por parte de su propia familia. Asimismo, no encuentran trabajo, según comentaron algunos afiliados al Instituto Nacional de Las Personas Adultas Mayores (Inapam).

Según Mario Enrique Tapia, académico de la Facultad de Estudio Superiores (FES) Zaragoza, México se encuentra en un proceso de envejecimiento. Cerca de 10 millones de personas, es decir el 8.9 por ciento de la población, son ancianos; y para el año 2050 esta situación incrementará a un 30 por ciento.

Lamentablemente, cuatro de cada diez personas mayores, que representan el 41.1 por ciento, están en situación de pobreza. En total, 34.6 por ciento vive en pobreza moderada y 6.6 por ciento en pobreza extrema, de acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) del año 2017.

Lo anterior empeora porque las personas mayores no tienen la posibilidad de encontrar un trabajo bien remunerado para poder salir de la pobreza, porque las empresas y los gobiernos las consideran poco productivas o inútiles.

Este factor expone a este sector a emplearse en trabajos que les ofrecen menores salarios y sin prestaciones laborales, argumentando que lo hacen de manera “filantrópica”.

Otra cifra alarmante señala que sólo 1.9 de cada diez personas mayores, el 19 por ciento, tienen acceso a servicios de salud públicos: 31.5 por ciento utiliza el Seguro Popular; el 46.5 por ciento usa el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), los servicios de salud de Pemex o similares, como lo señala el Conapred, en su reporte de 2018.

Vía SD

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook