Assange rechaza solicitud de extradición a EU; reanudan juicio en Londres

Assange rechazó la solicitud estadounidense para ser extraditado tras permanecer casi un año y medio en prisión en Gran Bretaña

Regeneración, 7 de septiembre, 2020  Julian Assange, fundador de WikiLeaks compareció este lunes en un tribunal en Londres para no ser extraditado a Estados Unidos.

Assange rechazó la solicitud estadounidense para ser extraditado tras permanecer casi un año y medio en prisión en Gran Bretaña.

Stella Moris, pareja del Assange,la diseñadora de moda Vivienne Westwood y decenas de simpatizantes se reunieron frente al tribunal para denunciar el caso del fundador de WikiLeaks como una amenaza a la libertad de prensa.

Julian Assange es acusado de 18 cargos de espionaje y uso indebido de computadoras por la publicación en WikiLeaks de documentos militares secretos de haca diez años.

LEER MÁS:  Juicio a expresidentes implicaría que las autoridades hagan su trabajo: John Ackerman

El australiano de 49 años podría obtener una sentencia máxima de 175 años de prisión.

Autoridades de Estados Unidos señalan que Assange conspiró con la analista de inteligencia del ejército, Chelsea Manning para infiltrarse al Pentágono y acceder a miles de archivos secretos sobre las guerras de Irak y Afganistán.

El Consejo de Europa advirtió que permitir la extradición de Assange tendría un “efecto escalofriante en la libertad de prensa”, además podría obstaculizar la labor de la prensa como proveedora de información.

Por su parte, Estados Unidos asegura que Assange no es periodista sino un “pirata informático” que ayudó a Chelsea a robar documentos secretos.

LEER MÁS:  Ciudadanos piden que el primer ex presidente en ser juzgado sea Calderón

La defensa de Assange argumenta que es un periodista protegido por la Primera Enmienda de la Constitución estadounidense que garantiza la libre expresión.

También aseguran que Trump quiere dar un castigo “ejemplar” en su guerra contra los periodistas de investigación.

Los abogados de Assange han denunciado la vigilancia “ilegal” a cuenta de Estados Unidos por una empresa de seguridad española cundo su cliente vivía de refugiado en la embajada de Ecuador en Londres.