Compartir
Brasil, es analizado por Ivo Lesbaupin, sociólogo brasileño quien polemiza con las medidas tomadas por el actual gobierno de derecha encabezado por Bolsonaro 

Regeneración, 4 de mayo del 2019. Brasil bajo el gobierno de Jair Bolsonaro sufre un conjunto de retrocesos en los derechos y en el nivel de vida. Precisamente es Leonardo Boff de la Teología de la Liberación, quien en redes sociales recomienda la lectura de este texto que presentamos.

De cómo destruir un país en poco tiempo

Por Ivo Lesbaupin*

“Brasil no es un terreno abierto donde pretendemos construir cosas para nuestro pueblo. Tenemos que deconstruir muchas cosas. Deshacer muchas cosas. Para luego empezar a hacer “.
(Bolsonaro, en visita a los Estados Unidos, 17/03/2019).

Brasil es un país rico, pero profundamente injusto. Tenemos recursos suficientes para satisfacer las necesidades de toda la población, pero están distribuidos de forma muy desigual: muy pocos y poco para muchos.

La construcción de un país es un proceso largo, de décadas, de siglos. Destruirlo, sin embargo, es mucho más rápido. Sólo tienes que tomar una serie de medidas.

Comience por cortar progresivamente los recursos para la salud y la educación públicas (EC del Techo de los Gastos), sin mover los gastos públicos para el sistema financiero (que benefician sólo a los más ricos).

Retira los derechos laborales conquistados en los últimos cien años-especialmente a partir de la década de 1940- y aumente al mismo tiempo los derechos para los empleadores (los patrones) (la así llamada “Reforma Laboral”). Ofrecer a los millones de desempleados la siguiente opción: o empleo o derechos – las dos cosas no pueden caminar juntas.

En un país en el que la universidad pública es responsable del 95% de la producción científica a nivel internacional, recorte el 30% de los recursos para la universidad pública, reduzca la inversión para la ciencia y la investigación, y ataque sistemáticamente a los profesores, colocándolos bajo sospechas y estimulando a los alumnos a denunciarlos.

Promueva la destitución de los derechos que se han conquistado después de muchas décadas de lucha: reduzca o inviabilice la jubilación de los más pobres y transfiera estos recursos a los cuidados de Fondos de Pensión privados (la así llamada “capitalización”). Acabe con el Sistema de Previsión, pero llámalo de Reforma.

Las empresas estatales, incluso las de servicio público, llevan décadas para afirmarse, expandirse y generar ganancias (al servicio de todos).

En 2018, cinco grandes estatales brasileñas lucraron 70 mil millones de reales (en un año).

Según el jefe de la economía del gobierno, las privatizaciones generaría en 2019 algo como 75 mil millones (una sola vez).

Pues bien, privatiza todo lo que sea público, incluso las estatales más lucrativas. Así, la ganancia dejará de venir al público y va sólo al privilegiado comprador privado.

Olvide la política exterior desarrollada durante años por la diplomacia brasileña (Itamaraty) y pase a estimular la subordinación y la sumisión al Gran Hermano del Norte y a solidarizarse con regímenes poco o nada democráticos (Hungría, Turquía, Filipinas …).

Lance sistemáticamente ataques o sospechosos sobre los medios de comunicación formales y estimule versiones falsas (fake news), niegue los hechos y afirme inverdades como si fueran realidad, divulgue videos falsos, ponga en duda la verdad y desalienta la investigación sobre lo que de hecho ocurrió .

Promueva las difamaciones, desmoralizará a sus adversarios, impulse ataques digitales a aquellos de quienes usted discrepa, coloque a estas personas bajo amenaza de sus correligionarios.

En un país que tiene más de 60 mil homicidios al año (matanza superior a la de países en guerra), estimule el asesinato como medio de solución de conflictos: proteja a las milicias urbanas armadas (mafias privadas que lucran sobre la población de áreas que ellas controlan) , desresponsabiliza a policías que eventualmente maten y estimulen a grandes propietarios rurales a matar a aquellos que consideren “invasor” (es decir, cualquier persona o grupo que ellos no aprecien o cuyas tierras – indígenas, pequeños agricultores – quieran tomar).

________________

Ahora, compruebe si la industria está produciendo más, si el comercio está en expansión, si la economía va bien, si el salario está aumentando, si el empleo está creciendo, y la población de la calle en las ciudades está disminuyendo.

Si nada de esto está ocurriendo, es señal de que el proceso de destrucción del país está funcionando.

No podemos permitir que esta destrucción continúe.


*Ivo Lesbaupin es sociólogo formado en Francia, fue profesor en la Universidad Federal de Río de Janeiro, hoy jubilado.

Pertenece a ISER ASESORÍA, grupo que acompaña a las comunidades de base eclesial es de base simplemente social.

Se ha destacado por varios libros analíticos y críticos de las políticas públicas brasileñas y también sobre cuestiones vinculadas a los derechos humanos.

Leonardo Boff quien dio difusión a este texto, señala:

“Publicamos este texto que nos llama atención sobre el drama que está ocurriendo en nuestro país, frente al cual no podemos quedar indiferentes, en especial, por solidaridad a aquellos más afectados y que más sufren que constituyen la gran mayoría popular y pobre”.

*

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook