Cómo nos manipulan

 

Cómo nos manipulan

 

La oligarquía utiliza la televisión y la radio para mantener sus privilegios, ocultar la verdad y maquillar la realidad, con el propósito de que la población acepte, con resignación, las injusticias, la desigualdad social y la falta de democracia en México.


Los grandes medios se declaran "imparciales, veraces y objetivos", pero nunca informan de nada que afecte sus intereses. A través de técnicas propias de la guerra, lanzan campañas sicológicas hacia la población para provocar miedo, inventar amenazas para la colectividad, promover el odio, exacerbar la violencia, criminalizar la lucha social y generar desconfianza y polarización.


Los noticieros televisivos son verdaderas correas de transmisión de la ideología y del discurso oficiales, modelan las ideas de la opinion pública y tratan a los ciudadanos como simples espectadores. Aunque cuentan con una amplia audiencia, cada dia tienen menos credibilidad.


Abre los ojos

 

LEER MÁS:  Provoca tres muertos y 100 mil evacuados incendios en California


LA TRANSFORMACIÓN profunda de México pasa por la democratización de los medios de comunicación. Andrés Manuel López Obrador propuso, en el Proyecto Alternativo de Nación, acabar con el monopolio de los medios electrónicos para auspiciar la libre competencia mediante una apertura de "todos los canales de televisión o estaciones de radio que sean técnicamente posibles", "impidiendo que se concentren en unas cuantas manos, como sucede actualmente".No se trata de expropiar sino de ampliar las frecuencias.


EL PROBLEMA no es únicamente la concentración, si no los intereses de los dueños de los periódicos, la radio y la televisión, que comercializan la información y trafican cuotas ilegítimas e indebidas de poder político.


EN ESE sentido, es necesario establecer regímenes de propiedad social y pública en los medios, una regulación transparente y justa de los presupuestos publicitarios oficiales, los cuales constituyen un instrumento para controlar a medios independientes.


NO DEBE perderse el papel de las nuevas tecnologías, basadas en el Internet, en el proceso de democratización del conocimiento, la información y participación ciudadana, tales como las páginas web, las listas de correo, los foros, los blogs y las redes sociales, que permiten la difusión ágil y eficiente de información libre que se contrapone a la desinformación de los grandes medios. Además de las  formas de comunicación directa como las reuniones vecinales, los círculos de estudio y las asambleas informativas.


ESTOS MEDIOS alternativos, tan modernos como Facebook o milenarios como la plaza pública, sirven a la supervivencia de la resistencia civil pacífica frente al cerco mediático, el acoso policial y a los afanes corruptores del poder gubernamental.

 

LEER MÁS:  Colombia, violencia estructural: el 1% de los propietarios posee el 80% del territorio


Cómo democratizar a los medios 
 


Entidades de interés público
Establecer entidades de interés público, autónomas pero sostenidas por el Estado y asumir que la tarea informativa independiente y equilibrada no debe regirse por criterios comerciales. Ejemplo: la BBC (Gran Bretaña)


Atomización y dispersión de la propiedad
Establecer sociedades anónimas en las que, por mandato estatutario, se distribuya la posesión de acciones entre muchos ciudadanos y se prohíba la concentración de más del uno por ciento de la propiedad en una sola persona.
Ejemplo: La Jornada (México)


Régimen mixto de las frecuencias
Instituir la concesión obligatoria de las frecuencias disponibles de radio y televisión, a partes iguales, a cuatro sectores: iniciativa privada, entidades del Estado (poderes federales y estatales, organismos autónomos), instituciones públicas de educación superior y organizaciones sociales (sindicatos, ligas agrarias, comunidades indígenas, organismos de derechos humanos, la educación, etc.)

 

LEER MÁS:  Argentina: 16 millones de pobres con el modelo Macri-FMI