Habitantes protestaron afuera de la ALDF, por el ofrecimiento de la delegada de Iztapalapa.

Dione-Anguiano-vecino-vigilante-660x330

Regeneración, 2 mayo 2016.- Un gran número de habitantes de Culhuacán protestaron afuera de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) por el ofrecimiento de tumbas a cambio de votos en favor de los grupos políticos de la delegada de Iztapalapa, Dione Anguiano, en las elecciones para elegir a los diputados constituyentes.

El representante de los quejosos, Angel Idelberto Flores Molina, dijo que la mayoría de las personas que se manifestaron son albañiles y vendedores de gelatinas o dulces, quienes no cuentan con los recursos para comprar tumbas en otra parte.

Señaló que tras muchos años de luchar por un panteón, en 2011 el entonces jefe de Gobierno Marcelo Ebrard emitió un decreto expropiatorio por el que se otorgó a la comunidad un predio ubicado en la avenida Tláhuac 3448, a un costado del ex convento. Se consolidó así la entrega del terreno para un nuevo cementerio, pues el panteón vecinal ya está saturado.

Sin embargo, el predio no ha podido ser utilizado porque no hemos accedido a las pretensiones de algunos políticos, que querían que cada espacio se vendiera hasta en 90 mil pesos, cuando la ley marca que una gaveta debe costar menos de 5 mil pesos, detalló.

Desde entonces, acusó, los políticos han querido quitarnos el predio; primero querían que lo diéramos para hacer viviendas, pero en noviembre pasado la delegada Anguiano nos preguntó si habría algún inconveniente en devolver parte del terreno para construir un salón de fiestas. Nos pidió que decidiéramos nosotros porque si no ella lo haría. Le respondimos que no.

El sábado pasado, de manera indebida elementos de seguridad pública de Iztapalapa ingresaron al predio sin avisarnos, violando la ley. Casi al mismo tiempo, grupos políticos afines a la delegada comenzaron a ir a la comunidad para ofrecer tumbas a cambio de votos. Tocaban a las puertas diciendo que ya está listo lo del panteón y que van a asignar las tumbas, y que quien quiera tendrá que entrarle a las elecciones del 5 de junio.

Muchas de las personas que participaron en el mitin afuera de la Asamblea Legislativa padecen diabetes, cáncer e hipertensión arterial, entre otras enfermedades. Del año pasado a la fecha van más de 300 muertos en la comunidad que no los han dejado enterrar.