Después de 17 años Estados Unidos retoma las ejecuciones federales

Daniel Lewis Lee un supuesto supremacista blanco sentenciado desde 1990 fue ejecutado la mañana de este martes en la prisión federal de Terre Haute (Indiana).

Regeneración, 14 de julio de 2020. El gobierno de Trump llevó a cabo la primera ejecución federal desde 2003. Esto después de que el fiscal general de EU, William Barr, ordenó el año pasado al Buró Federal de Prisiones que reanudara el programa de ejecuciones que se encontraba en suspensión. Como consecuencia se inicio un proceso judicial derivando en que la Corte Federal de Estados Unidos resolvió a favor del reinicio de la pena capital.

 

Se tenía previsto que Daniel Lewis Lee recibiera una dosis letal del potente sedante pentobarbital a las 16:00 horas del lunes. Pero la ejecución se aplazó por la orden emitida de la jueza de distrito Tanya Chutkan. Pero apenas seis horas después, el Tribunal Supremo anuló la objeción de la jueza dando luz verde a la ejecución que se realizó a las 8 de la mañana de este martes tiempo de la ciudad de Indiana.

El ejecutado Daniel Lewis Lee, un supremacista blanco de 47 años fue condenado por el asesinato en enero de 1996 del matrimonio Mueller y de su hija de 8 años. El señor Mueller era propietario de un local de venta de armas, las cuales Lewis según utilizaría para la fundación de un grupo extremista.

Lewis Lee antes de perder la vida mencionó nuevamente que él no había hecho ningún complot, asegurando que había cometido muchos errores en su vida pero nunca fue un asesino. Además, agregó que estaban “matando a un hombre inocente”.

 

Ley y Orden

 

Poco después de que se conociera la decisión del Tribunal Supremo de dar vía libre a las ejecuciones. Trump tuiteó en su cuenta “Ley y Orden”.

Las ejecuciónes aprobadas por el gobierno de Estados Unidos son causa de gran polémica en las organizaciones defensoras de derechos humanos en Estados Unidos. Dicen que va en contra de la evolución de la justicia y de la misma tendencia del país, ya que de hecho, varios estados han abolido recientemente la pena de muerte, hasta llegar a 22 de los 50 que tiene el país.

El último fue Colorado que la suspendió en marzo.

Con el retorno de esta práctica a nivel federal quedan 61 presos condenados a la pena capital en Estados Unidos, según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte.

Para esta semana hay programadas otras dos ejecuciones, y una cuarta para agosto.