Día Internacional de la Cerveza, a la mexicana… ¡Salud!

La cerveza es perfecta compañera de todo tipo de comida, especialmente pescados, mariscos, asados, carnes y tacos a la parrilla

Regeneración, 3 de agosto de 2018.- El primer viernes de agosto se conmemora el Día Internacional de la Cerveza o International Beer Day.

Históricamente, este festejo tuvo origen en Santa Cruz, California, Estados Unidos, en el año 2007 con el fin de conmemorar una fecha en un día de verano y lejos de otras festividades cerveceras.

A partir de este momento, la celebración se ha popularizado en todo el mundo. Tanto, que en la actualidad se festeja en más de 200 ciudades y en cerca de 50 países.

La cerveza es la bebida alcohólica más consumida en el mundo.

En cerveza, México se coloca como el primer exportador en el mundo y en la cuarta posición de producción de esta bebida derivada de la cebada.

Sirviendo cerveza clara de la botella a una copa México es el cuarto productor mundial.

¿Qué cerveza tomar?

Joanna Vallejo, sommelier y embajadora de Cerveza Acapulco, recomienda el consumo nacional y de proceso artesanal.

México se distingue por el trabajo de sus productores y el sabor y calidad de sus productos.

Esta cerveza destaca por su tono cristalino y cuerpo ligero; es una versión elaborada de forma artesanal, cien por ciento natural: agua, lúpulos nobles y un toque de levadura.

El proceso enaltece la esencia de un líquido sin filtrar, ligero, fresco y fermentado a baja temperatura.

LEER MÁS:  Gobernador de Hidalgo entra en cuarentena por coronavirus

La cerveza, clara u obscura, permite diversas combinaciones culinarias y se acompaña con todo tipo de comida, principalmente con platillos elaborados con pescados, mariscos, asados, carnes y tacos a la parrilla.

Esta bebida se toma de forma natural y completamente fría, aunque es posible disfrutarla con limón, sal, chile en polvo, hasta preparada con jugo de jitomate y pulpa de tamarindo.

Los más atrevidos la combinan con destilados como el mezcal y tequila o con camarones y ostiones.

Entre las cervezas artesanales que nuestro país oferta están:

  • Bateador (Puebla).
  • Herencia de Villa (Jalisco).
  • Reliquia de Cortés, Ara y Malteza (Ciudad de México).
  • El Minero de Zacatecas y Concordia y Ángel Caído (Hidalgo), bebidas que además destacan notas de miel de abeja y hojuela de cebada.

Con información de Sagarpa

¿Cómo nació la cerveza mexicana?

La cerveza mexicana tiene larga historia como bebida fermentada tras la llegada de los conquistadores europeos a América.

México es hoy uno de los principales exportadores de cerveza del mundo, pero su tradición cervecera viene de hace muchísimo tiempo.

La Unesco posiciona al país como el sexto lugar a nivel mundial en consumo de cerveza, ingiriendo por persona anualmente 62 litros, quedando por debajo de España con 66 litros, Inglaterra con 103 litros, Alemania con 131 litros y República Checa con 169 litros.

Veinte años después de la caída de Tenochtitlán se fundó en el Virreinato de Nueva España la primera fábrica de cerveza del continente americano.

LEER MÁS:  SEP: Educatel apoyo psicológico ante coronavirus por universidades

De acuerdo con Club Planeta, la mayoría de las cervezas antes mexicanas fueron producidas por dos gigantes de la cerveza, Cuauhtémoc Moctezuma y Grupo Modelo.

Dichos grupos cerveceros forman parte de la holandesa Heineken y la belga InBev, respectivamente.

Alguna vez fueron:

Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma, con sus marcas: Tecate, Tecate light, Sol, Sol Limón y Sal, Sol Cero, Dos Equis, Dos Equis Ámbar, Carta Blanca, Carta Light, Superior, Indio, Bohemia Clásica y Oscura, Noche Buena y Kloster.

Grupo Modelo, con marcas de una mayor parte del mercado de exportación con la cerveza Corona, Corona Light, Negra Modelo, Modelo Especial, Modelo Light y Pacífico, y sus Marcas locales como Estrella, Montejo, Victoria, León, Barrilito y Tropical Light.

Las marcas de cerveza destinada exclusivamente para el mercado interno son:

  • Victoria
  • Estrella
  • Montejo
  • León

¿A poco la cerveza tiene propiedades nutritivas?

Diversos estudios han demostrado que la cerveza es una bebida natural y saludable que no contiene grasas y aporta vitaminas, minerales y otras substancias con propiedades funcionales, por lo que su consumo puede incluirse en cualquier dieta equilibrada.

Algunas de sus propiedades son:

Alcohol etílico: El consumo moderado de alcohol tiene efectos positivos para el organismo, siempre que se trate de individuos adultos, sanos y que no consuman fármacos con los que el alcohol pueda interferir, aumenta el colesterol asociado a las lipoproteínas de alta densidad (HDL).

Folatos: Asociados a la reducción del riesgo a sufrir anemia megaloblástica y malformaciones en la médula espinal. El consumo de una cerveza al día cubre el 10-15% de las necesidades diarias de esta vitamina.

LEER MÁS:  Negocio de la tragedia: ¿cómo se lucra con el miedo al coronavirus?

Polifenoles: Antioxidantes naturales, participan potencialmente en la protección contra enfermedades cardiovasculares y en la reducción del envejecimiento del organismo.

Fibra soluble: El consumo de cerveza aporta una importante cantidad de la ingesta recomendable de fibra soluble, y puede complementar el aporte de fibra de otros alimentos.

Beneficios para el cuerpo

Fácil digestión y estímulo del apetito: Su riqueza en extractos naturales la convierte en un buen aperitivo porque estimula las papilas gustativas y abre el apetito.

Reduce el riesgo de enfermedades y accidentes cardiovasculares; también está asociado con el retraso de la aparición de la menopausia.

Aporte calórico moderado: La cerveza contiene poco azúcar y nada de materia grasa, un tercio de cerveza aproximadamente tiene 150 kcal.

Dieta hiposódica: La cerveza tiene un bajo contenido en sodio y, por tanto muy adecuada para este tipo de dietas, la relación de potasio a sodio es de 15,7 similar al del agua potable y 16 veces inferior al de la leche.

Aporte vitamínico: El consumo de un tercio aporta un 10% de fósforo y vitaminas solubles del grupo B, importantes para el equilibrio nervioso, como la riboflavina (B2), que facilita la digestión, piridoxina (B6), niacina, folatos y ácido fólico, y tianina (B1), actúa sobre el metabolismo de los glúcosidos.