Compartir

Dragon Ball Super, la mítica serie de Akira Toriyama decepcionó a los fans japoneses y del mundo por la mala calidad de la animación.dragonball-super

En la batalla de Gokú con el dios de la destrucción “Bills” la serie no tiene el nivel que se espera de una producción así.

12 de agosto del 2015.-La polémica ha creado tal descontento que ya se ha abierto hasta una petición de firmas para presionar a Toei Animation al grito ‘Esto no es Bola de Dragón’. Thomas Romain, uno de los pocos extranjeros en la animación japonesa ha ido más allá, al relacionar este problema al “grave estado de la actual industria del anime de Japón”.

LEER MÁS:  La nueva película de Dragon Ball Super revela el regreso de Broly

Muchos de los trabajadores son freelance, los salarios son bajos y las empresas no demasiado grandes. Es práctica habitual incluso que los dibujantes trabajen desde casa. “Solo Studio Gibhli puede permitírselo”, y es que muchos estudios ni siquiera logran beneficios. A través de su Twitter, Romain argumenta que los dibujantes necesitan ver mejoradas sus condiciones de trabajo para que situaciones así no vuelvan a repetirse.


El drama de los seguidores es todavía más doloroso para los japoneses, dado que esta, la cuarta serie de la franquicia, suponía la vuelta de Toriyama y su equipo a las labores frente del equipo de dibujantes y creativos.

El creador de las Esferas de Dragón estuvo en un segundo plano durante la producción de la última, Dragon Ball GT, que ahora ha quedado fuera de la continuidad oficial.

LEER MÁS:  Se extiende alerta máxima por lluvia en Japón

Dragon Ball Super, de hecho, comienza pocos meses después del último enfrentamiento contra Boo al final de Dragon Ball Z, y trata de recuperar parte del alma humorística de la original.

Si bien los chistes han vuelto, la animación está muy lejos de ser lo que fue, al menos durante algunos de los momentos del episodio quinto. Es verdad que esta no ha sido la tónica habitual de los episodios anteriores, pero los avances de los próximos episodios han hecho poner el grito en el cielo a la audiencia.

LEER MÁS:  La nueva película de Dragon Ball Super revela el regreso de Broly

La serie original nació como manga en 1984, pero a partir de 1986, y tras el éxito cosechado, se trasladó a la pequeña pantalla en diferentes series. Bola de dragón ha sido emitido en 70 países y el manga ha vendido más de 230 millones de copias, la ficción del género más popular de la historia. Esta es la cuarta adaptación del anime a la pequeña pantalla, tras Dragon Ball, Dragon Ball Z y Dragon Ball GT.

(vía El País)




Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook