Compartir

 

El 29 de enero, en el zócalo de la capital, los trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas instalaron un plantón,  al que se sumaron los mineros de Cananea. Actualmente, mantienen su resistencia hasta lograr que el gobierno restituya su fuente de empleo.


En tanto, los habitantes de la ciudad de México viven en carne propia las terribles consecuencias de la decisión, irresponsable e improvisada, de Calderón al liquidar Luz y Fuerza del Centro, sólo para destruir al SME y poder privatizarla. Cientos de miles padecen cortes de energía eléctrica, en las 16 delegaciones y en el centro del país. Las fallas han provocado problemas como falta de agua, arterias viales colapsadas y decenas de bloqueos en avenidas por vecinos que exigen irritados, el restablecimiento del servicio eléctrico. Las empresas privadas contratadas por la Comisión Federal de Electricidad no tienen la capacidad de garantizar el servicio.


El último viernes de enero se llevó a cabo la primera manifestación de 2010 contra la política económica de Calderón. Unas cien mil personas marcharon en apoyo al SME, por la soberanía alimentaria y energética, y en defensa de los derechos de los trabajadores. Las organizaciones demandaron un cambio de la política económica y social del gobierno la cual ha fracasado, como lo muestra el incremento de la pobreza, el desempleo y el constante aumento de precios de los productos básicos, combustibles y electricidad. Durante el mitin, Martín Esparza exigió la renuncia de Felipe Calderón, debido a que el país camina sin rumbo.

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook