Hacinamiento y uso de la fuerza contra reos de El Salvador genera polémica

Distintas voces han cuestionado la medida de Bukele, en medio de la emergencia sanitaria por el coronavirus y la violación de los derechos de los presos.

 

Regeneración, 28 de abril del 2020. El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, autorizó el uso de la “fuerza letal” contra las pandillas dentro de los centros penitenciarios de El Salvador.

Este domingo 26 de abril el mandatario emitió la orden de que las fuerzas armadas y la Policía Nacional Civil (PNC) utilicen la fuerza letal contra quienes atenten contra la vida de los salvadoreños.

Esto tras un sangriento fin de semana en el que los grupos delictivos aprovecharon para cometer crímenes en el país, ahora que la policía está concentrada en la emergencia por el coronavirus

También se terminó con la separación de los presos por agrupación delictiva.

Estas medidas previstas para evitar que desde las cárceles salgan órdenes sobre delitos al exterior.

«Se acabaron las celdas de una misma pandilla, hemos mezclado a todos los grupos terroristas en la misma celda, en todos los centros penales de seguridad. ¡El Estado se respeta!».

LEER MÁS:  Concluye el desarrollo de ventiladores mexicanos para pacientes con Covid-19

Además Osiris Luna Meza, director general de centros penales en El Salvador dijo que los presos no verán ni un rayo de sol durante las 24 horas del día.

Las imágenes de los reos hacinados y semidesnudos pronto comenzaron a circular en las cuentas oficiales de funcionarios salvadoreños, incluido Bukele, con las que presumía la mano dura contra las pandillas y el logro de su administración.

En las fotografías se puede observar decenas de hombres con el pelo rapado,tatuados, con las manos esposadas detrás de la espalda, casi desnudos, en calzoncillos, descalzos, pero encimados unos con otros. Todos con cubrebocas.

CELDAS SELLADAS

Las celdas que albergan a personas miembros de pandillas serán selladas para que los internos no puedan ver hacia afuera ni comunicarse a través de los pasillos, advirtió este lunes el presidente Nayib Bukele

EL mandatario aprovechó para plantear un ultimátum a los homicidas en el país:

«Dejen de matar inmediatamente o los que pagarán las consecuencias serán ustedes mismos y sus homeboys. Están cerca de ustedes, de sus casas, de sus caletas, les quedan algunas horas», expresó.

LEER MÁS:  AMLO: se guardará minuto de silencio diario por víctimas del Covid

Sobre el sellado de celdas, advirtió que los presos estarán adentro, «en lo oscuro, con sus amigos de la otra pandilla».

ALERTA POR MEDIDA

Esta situación alertó no sólo a la sociedad salvadoreña si no a distintos órganos internacionales que cuestionaron el proceder de Bukele en medio de la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Jeannette Aguilar, investigadora salvadoreña, precisó que el hacinamiento puede propagar de manera masiva el Covid-19,

Esto debido a que «estamos hablando de celdas sumamente pequeñas, donde pueden meter 100 o 200 personas», describió.

Además la Comisión Interamericana de Derechos Humanos mostró su preocupación por el estado de emergencia en cárceles y por «poner en riesgo los derechos de personas privadas de libertad».

Según la Comisión de Derechos Humanos de El Salvador, unir a las diferentes pandillas en una misma celda «lleva un riesgo total de que haya amotinamientos o asesinatos selectivos o colectivos».

Por otro lado, el uso de la fuerza en los centros penitenciarios podría permitir que los elementos de la policía abusen de esta condición y matar a los internos.