Indígenas de Guerrero no pueden enfermarse fines de semana, centros de salud no funcionan

Recientemente, un indígena falleció en espera de ser atendido por los médicos del hospital de San Luis Acatlán, pues el centro de salud de su comunidad estaba cerrado.

Regeneración, 12 de octubre de 2017.- En San Luis Acatlán, un municipio de 50 mil habitantes con comunidades indígenas na savi y me’phaa, solo hay 25 médicos en el hospital comunitario de la cabecera y 14 más en 13 centro de salud en las comunidades, pero no cuentan con medicamentos y solo en un centro, el personal habla lengua indígena.

Los habitantes de los pueblos originarios no tienen derecho a enfermarse los fines de semana, pues los 13 centro solo abren de lunes a viernes.

Un caso reciente es el del señor Calixto Zavala, quien, de acuerdo con su esposa, Julia Flores, falleció en pasado domingo 1 de octubre luego de que nadie lo atendió en el área de urgencias, lo trasladaron a una clínica privada, y después a otra, y a otra más, pero las tres estaban cerradas porque en San Luis Acatlán los domingos son días de descanso, dice el periódico El Sur.

La familia del señor Calixto vive en la comunidad Buena Vista, a una hora de la cabecera municipal en automóvil y su casa se ubica a un costado del centro de salud, donde el médico acude de lunes a viernes de 8 a 3:30 de la tarde, pero hay días en que llega los martes y se retira los jueves.

LEER MÁS:  6 personas al borde de la muerte, luego de que les inyectaron 'líquido desconocido'

Según el director del hospital Básico Comunitario de San Luis Acatlán, Eduardo Barrios Jacobo, sábado y domingo el servicio de atención está a su máxima capacidad, pues llegan los enfermos de las comunidades de San Luis Acatlán a la cabecera, pero también lo hacen los habitantes de otros municipios cercanos como Marquelia, Copala, y de comunidades de La Montaña.

Debido a la falta de médicos y medicamentos, el doctor presentó su renuncia hace 15 días.

Los fines de semana, el hospital solo cuenta con cinco doctores que cubren por turnos las urgencias, mientras de 8 de la mañana a 8 de la noche al hospital llegan hasta 50 pacientes. Entre semana hay hasta 200 atenciones incluyendo las áreas de medicina general, Ginecología, cirugía y control prenatal, reporta El Sur.

De acuerdo con el director, en el hospital hay 25 médicos, y en otros 13 centros de salud ubicados en las comunidades hay 14, y hay dos unidades médicas móviles para las comunidades que no tienen centros de salud ni médicos. Pero en el municipio hay 90 comunidades, nueve de ellas rebasan los mil y 3 mil habitantes.

LEER MÁS:  Guerreros Unidos: esposas estarían tomando el mando del cártel

Barrios Jacobo reconoce la carencia de medicamentos en el hospital y centros de salud: “lo que hace falta es la infraestructura. Hace falta un hospital”, dijo en entrevista con El Sur.

Asegura que no hay traumatólogos ni médicos internistas, aunque ya “hemos hecho las gestiones y contamos con cirujano, ginecólogo, pediatra y un dentista. Pero sí nos falta más para poder brindar una buena atención en general”.

En el caso del señor Calixto, su esposa relató que esperó media hora para que fuera atendido, pero nadie lo recibió y optó por llevarlo a médico particular, pero todo estaba cerrado, pues no trabajan los fines de semana. Luego de unas horas volvió al hospital básico, donde el señor murió sentado en el área de espera.

Calixto Zavala era campesino, dejó seis hijos, la menor de 8 años. Se dedicaba a la siembra y cosecha de café, maíz, y frijol.

Su hija Alma Luz Zavala Flores, recién graduada como abogada, dijo que luchará para que se haga justicia y que la muerte de su papá no quede en la impunidad, “pero sobre todo para que nadie más muera”.

Por su parte, el alcalde de San Luis, Javier Vázquez, reclamó por la “negligencia que existe de los médicos, porque no cumplen su jornada laboral. La gente sindicalizada reta hasta el propio presidente y a mí me dicen: ‘tú no tienes nada qué hacer’”.

LEER MÁS:  Guadalupe García, mujer mazahua que busca empoderar a las niñas desde el futbol

Además, acusó que los pocos médicos que hay, no quieren atender en comunidades, prefieren estar en las grandes ciudades como Acapulco o en la cabecera municipal.

Por el caso del señor Calixto, el secretario de Salud en Guerrero, Carlos de la Peña Pintos, informó que el médico, la enfermera y la administradora del hospital que estaban en el turno en que el señor no fue atendido, serán cesados de su cargo y se investigará a fondo el caso.

 

 

Con información de El Sur

Comentar con facebook