La 72, refugio de migrantes, ejemplo de solidaridad

    – «No sólo ayuda humanitaria a migrantes sino asumir la defensa y promoción de su vida, su dignidad y sus derechos humanos»- su misión

    -Inician colecta de fondos.

    Regeneracion, 9 de marzo del 2015. Este refugio es fruto de la actividad del pueblo creyente de la Parroquia de Cristo Crucificado, en Tenosique, Tabasco. «Las personas que salen de Honduras, Guatemala, Nicaragua, El Salvador y de algunos países de Sudamérica son mercancía que deja mucho dinero en los bolsillos de los criminales y en las cuentas de muchos políticos, funcionarios públicos y cuerpos policiacos» señalan en su página web.

    «LA 72. Así, con género femenino, queremos ser una casa acogedora donde las personas migrantes no sólo encuentren pan y cama para dormir, sino encuentren el abrazo solidario, la bendición materna, el lugar donde las mujeres embarazadas den a luz y donde los sueños de una vida mejor se empiecen a hacer realidad», es el modo como se definen.

    Esta es su historia

    En México, desde hace algunos años el crimen organizado, gracias en gran parte al “permiso” de las autoridades de todos los niveles se ha organizado muy bien, sus métodos son sofisticados.

    Poco a poco el Señor Dios y las necesidades nos fueron convocando para instituir la Casa del Migrante en Tenosique. El tiempo, las personas migrantes, la delincuencia común y organizada, las atrocidades que cometen las autoridades migratorias, nos han indicado el camino para ya no sólo brindar ayuda humanitaria a las y los hermanos migrantes sino asumir la defensa y promoción de su vida, su dignidad y sus derechos humanos.

    Esta es nuestra breve historia en Tenosique, Tabasco, municipio de la frontera sur, puerta que da acceso a las personas migrantes y donde inician su tránsito hacia el norte, campo minado donde son víctimas de secuestro, asaltos, extorsión, discriminación y de un sinfín de delitos y violaciones a sus derechos humanos.

    El 25 de abril de 2011 empezamos otra parte de nuestra historia común con las hermanas y los hermanos migrantes: dejamos el albergue de la sede parroquial y nos trasladamos a la nueva sede. Y decidimos darle un nuevo nombre: LA 72, HOGAR – REFUGIO PARA PERSONAS MIGRANTES.

    No será la nuestra solo una casa, un albergue, queremos que sea un verdadero hogar donde las y los migrantes encuentren no solo el lugar para descansar, curar sus heridas, comer, dormir, sino también puedan ser escuchados, consolados, atendidos espiritualmente, donde puedan ser orientados y asesorados jurídicamente.

    Un refugio, un espacio para protegerlos de los victimarios sean delincuentes, criminales o autoridades civiles.

    Eduardo Galeano dice que “la caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo”.

    No serán ellos más objeto de nuestra caridad sino de nuestra evangélica opción de ofrecer la vida por ellos y con ellos.

    PARA PERSONAS MIGRANTES. Renunciamos a llamarlos sólo así: migrantes. Son ante todo seres humanos, personas que por causa de un sistema por demás injusto y deshumano, se les ha negado toda posibilidad de una vida digna y han sido expulsados de su lugar de origen y van en busca de “mejorar” en todos los sentidos.

    la72

    El día 9 de marzo iniciamos la campaña de ayuda económica para La 72. A través de pequeños donativos tenemos el sueño de colectar lo necesario para seguir ofreciendo ayuda a las personas huéspedes de La 72 en Tenosique. Tu colaboración es muy valiosa