«La cultura es un arma» Emory Douglas

Obama es un títere al servicio de los corporativos… no es muy diferente a George W. Bush, expresa en entrevista

Ministro de Cultura del partido político de ese grupo, afirma que sólo exigían al gobierno programas sociales para los desprotegidos

Hoy, los derechos civiles en EU, arrumbados, dice

 2013-10-11_18-05-37_595

 2013-10-11_18-06-28_655

 2013-10-11_18-02-19_198

 2013-10-11_17-57-23_116

Emory Douglas es el artista revolucionario. Así lo bautizó Eldridge Cleaver, miembro y difusor del Partido de las Panteras Negras (Black Panthers), fundado por Huey P. Newton y Bobby Seale en Estados Unidos en los años 60, tras la muerte de Malcolm X. La premisa de esta entidad política era la defensa férrea de los derechos civiles de la comunidad afroestadunidense. El movimiento se conoció en muchas partes del mundo por su postura de izquierda.

 Emory Douglas fue el creador del arte y diseño de las portadas y contraportadas del Black Panther Newspaper, que, se dice, llegó a editar hasta 400 mil ejemplares por semana. Fue también ministro de Cultura de ese partido, de 1967 a principios de los años 80, cuando una andanada hostil del gobierno acabó con él. La Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) lo llegó a considerar enemigo público, entre otras razones, porque algunos miembros portaban armas, bajo el marco legal de la Constitución de Estados Unidos, dice Emory Douglas, quien usó los atrayentes métodos de la publicidad de ese tiempo para mutarlos en armas de información.

LEER MÁS:  Rendirán homenaje al cronista Armando Ramírez en la CDMX

 El arte es una arma revolucionaria, comenta en entrevista con La Jornada, realizada en Vértigo Galería, donde sus obras, las portadas del diario mencionado, son expuestas en una muestra que cerrará el próximo noviembre.

 Genio de la caricatura, el collage y reciclaje

 Sus imágenes ilustraban las palabras de su comunidad, acosada por el racismo, lo que detonó la autodefensa ante las violaciones a los derechos civiles, que efectuaba el gobierno. Sólo exigíamos que se realizaran programas sociales para nuestra comunidad y la gente desprotegida. Quisimos, por ejemplo, desayunos gratis para todos los niños del país… Ese era un gran problema para el gobierno, ironiza Douglas, cuyo ingenio como caricaturista, en el collage y reciclaje, dio al periódico un mensaje explosivo.

 Hoy día, esas ilustraciones impresas a bajo costo (como en fotostáticas), se han montado en diversos museos de arte contemporáneo, e incluso han sido motivo de un libro, pero en un inicio quisieron educar a la gente sobre lo que el gobierno no hacía por las clases más desprotegidas.

 En 2012, Douglas participó en el proyecto Zapanteras, encuentro entre el movimiento zapatista y las Panteras Negras, representado con el montaje de siete de sus obras, que fueron bordadas por manos indígenas, que incorporaron en textiles, símbolos zapatistas y mayas.

LEER MÁS:  Tributo desbordado en redes sociales, #Dia Mundial Del Rock

 Es un contestatario por naturaleza. Asegura que el presidente de Estados Unidos Barack Obama es un títere al servicio de los corporativos. Él no habla mucho de los progresos de la comunidad negra. No menciona ya nada sobre prisioneros políticos… Sabemos que su gestión no es muy diferente a la de George W. Bush, ni a la de muchos otros presidentes en Estados Unidos. Hubo esperanza en la gente antes de que llegara, pero, al final, no fue muy diferente a Bush.

 El arte de Emory Douglas es inflexible, confrontacional y hasta violento, pero también es festivo e inspirador; buscaba una premisa: regresar el poder a la gente.

 Agregó: La conexión de arte y política fue una manera natural de informar. Las imágenes desempeñaron un papel importante. Yo observé, entendí y comuniqué. Supe que la expresión artística es fundamental para inspirar el cambio, para difundir las ideas, la exigencia de programas sociales. Es posible cambiar conciencias por medio de él. La información estaba manipulada por los medios. Y la cultura tuvo que servir para diseminar las ideas.

 –Hoy día, ¿cómo están los derechos civiles en Estados Unidos?

 –Están arrumbados. Se ha progresado, pero están olvidados. El 11 de septiembre de 2001 creó una sicosis en el gobierno, que comenzó a a ser más rígido en cuanto ese tema. Los más desprotegidos son los que sufren las consecuencias.

LEER MÁS:  SMN: Cielo nublado y lluvias para la CDMX y Edomex

 Se suma al movimiento

 Emory llegó al partido luego de conectarse con el movimiento de las artes negras. Fue a una reunión en la que se pretendía hacer un cartel para un acto planeado por la viuda de Malcolm X, en el que conoció a los líderes de las Panteras Negras.

 La primera vez que me reuní con Eldridge Cleaver en una mesa había textos, gomas, lápices… colores y me preguntó: ¿Qué puedes hacer con esto? Luego me recomendó que tuviera cuidado, que si me cogía la policía con esos bocetos, podrían detenerme, comenta.

 “Esa ilustraciones fueron, de un modo, catarsis para mí. Los colores –primarios– fueron esenciales, porque eran los usados en la publicidad en ese tiempo”, abundó.

 La muestra del trabajo de Emory permanecerá abierta hasta finales del próximo noviembre en Vértigo Galería, ubicada en Colima 23 local A, en la colonia Roma. Mayores informes al teléfono 5207-3590 y en [email protected] Los horarios de visita son de lunes a viernes de 12 a 20 horas, y los sábados de 12 a 19 y domingos de 12 a 18 horas.

La Jornada http://www.jornada.unam.mx/2013/10/10/espectaculos/a08n1esp

cargando...