Compartir

La mayoría que alcanzó Morena en el Congreso de la Unión y 19 congresos estatales podría abrir la puerta a la despenalización del aborto. Presentan informe Maternidad o castigo, de GIRE

Regeneración, 1° de septiembre de 2018.- Las mujeres y niñas mexicanas podrían acceder a su derecho de elegir sobre su propio cuerpo y contarían con la opción legal de practicarse un aborto con la llegada de Morena como mayoría en el Congreso de la Unión (senadores y diputados) y en 19 congresos estatales.

Tal es el análisis que organizaciones civiles y analistas políticas feministas prevén para los siguientes años. El panorama se presenta esperanzador en el marco de un contexto que sigue criminalizando a mujeres y niñas que, sin importar sus motivos, desean abortar, derecho que se encuentra contemplado por tratados internacionales en la materia y por la misma Constitución mexicana.

A la mayoría de Morena en las cámaras legislativas se suma lo dicho por Olga Sánchez Cordero, futura secretaria de Gobernación, quien ha señalado su interés de impulsar una amnistía para las mujeres que se encuentran encarceladas por abortar.

Sonia Gerth presenta un reportaje en Cimacnoticias en el que aborda esta problemática a partir de la presentación del informe Maternidad o castigo, elaborado por la organización Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE). El informe puede ser consultado aquí.

A continuación reproducimos el reportaje de Cimacnoticias:

Congresos con mayoría de Morena podrían despenalizar aborto

La mayoría de las legisladoras y los legisladores del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en 19 congresos estatales y en el Congreso federal es una esperanza para lograr la despenalización del aborto a nivel nacional, coincidieron legisladoras, académicas y feministas.

En la presentación del informe Maternidad o castigo, que se realizó este 30 de agosto en las instalaciones de la UNAM, la directora del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), Regina Tamés Noriega, se mostró optimista de que se puedan gestionar avances importantes en el Congreso.

La esperanza es que se despenalice el aborto a nivel nacional, una idea con la que coincidieron destacadas feministas como Marta Lamas y las legisladoras de Movimiento Ciudadano (MC), Martha Tagle y Patricia Mercado, así como la morenista Malú Mícher.

LEER MÁS:  Diputados aprueban en muro de honor "Al movimiento estudiantil del 68"

En cuanto a la sugerencia de la abogada y futura secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, de aplicar una amnistía para las mujeres privadas de libertad por aborto, las defensoras opinaron que esto sería “asunto de los congresos locales”; pero lo dicho sería una señal importante, dijo la jurista Ana Laura Magaloni Kerpel.

De acuerdo con el informe, las mujeres son criminalizadas por tener un aborto, aun cuando éste sea espontáneo. Por ejemplo, de 2007 a 2016 un total de 850 mujeres enfrentaron un proceso por el delito de aborto y se dictaron 98 sentencias a mujeres por el delito de aborto.

El Estado mexicano falla en garantizarles una vida libre sin violencia, se les niega u obstaculiza el acceso a la justicia, y las sentencias en su contra tienen rasgos sexistas y discriminatorios. Por ello, el GIRE hizo un llamado a los congresos locales para despenalizar el aborto al menos durante el primer trimestre de la gestación, marco jurídico que ya existe en la Ciudad de México (CDMX) desde 2007.

El informe de GIRE abarca un panorama completo, ya que expone las legislaciones de cada estado; las causales que permiten el aborto y las sanciones que se imponen cuando no es legal. Además, menciona las constituciones que “protegen la vida” de la concepción/fecundación, hace un recuento de los estándares de derechos humanos, muestra casos reales y cifras de criminalización por aborto y otros delitos relacionados.

Todos los estados de la república permiten la interrupción del embarazo si es producto de una violación; 15 contemplan este derecho si corre riesgo la salud de la mujer; 24 si hay peligro de muerte; 15 si fue por inseminación artificial no consentida; 16 por alteraciones congénitas o genéticas graves en el producto; y dos por razones socioeconómicas.

Las penas de prisión más altas, con hasta cinco años, son en Baja California, Morelos, Oaxaca, Puebla, Sonora y Tamaulipas. Mientras que en Chiapas, Michoacán y Veracruz no se contemplan penas privativas de la libertad por el delito de aborto. En la CDMX se permite el aborto legal hasta la semana 12 de gestación.

LEER MÁS:  Por violencia, TEPJF anula elección en Coyoacán que favoreció a Manuel Negrete

Sin embargo, en algunos casos las mujeres son condenadas a sentencias mucho más largas cuando el delito que se les imputa no es aborto, sino infanticidio u homicidio, como en el caso de Mónica, profesora de la ciudad de Cadereyta de Montes (Querétaro), quien en febrero de 2001 tuvo un parto fortuito en la letrina de la casa donde vivía, cuyo caso fue documentado por GIRE.

Cuando tuvo el parto inesperado, Mónica se quitó la playera, envolvió al recién nacido, lo tomó en brazos y al ver que aún respiraba salió en busca de auxilio, pero cuando se dio cuenta ya no respiraba. Ella intentó reanimarlo, sin embargo, no reaccionó. Poco después la señora de la casa que la albergaba la atendió y Mónica fue trasladada a un hospital donde le practicaron un legrado.

De acuerdo con GIRE, Mónica se encuentra privada de la libertad acusada del delito de homicidio calificado y aunque ella declaró que su parto fue fortuito la declararon culpable.

El 7 de noviembre de 2001 el juez le dictó sentencia condenatoria por 42 años de prisión. Esta sentencia fue recurrida y en segunda instancia, en enero de 2002, los magistrados disminuyeron la condena a 25 años de prisión.

Estas historias “dejan ver el contexto del que estamos hablando”, afirmó la profesora del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), Ana Laura Magaloni Kerpel, quien afirmó que el debate (sobre el aborto) “nunca está entrelazado” con la realidad.

La profesora destacó que nunca le había quedado tan claro, como en este informe, el vínculo de la criminalización de las mujeres con el sistema de salud. El personal de salud tiene la idea de que puede ser sancionado por practicar abortos. De hecho, el informe indica que la mayor parte de las denuncias por aborto en México provienen de los mismos prestadores de servicios de salud.

LEER MÁS:  Aprueban diputados Ley Federal de Remuneraciones; establece tope salarial a funcionarios

Hay estados que prevén entre seis meses hasta 10 años de prisión a los profesionales de la salud que cometan este delito. En el caso de Baja California, el personal de salud puede ser condenado. Adicionalmente, hay suspensiones profesionales de hasta diez años.

Además, como parte de un patrón machista y discriminatorio, las mujeres que llegan a los hospitales son tratadas como sospechosas, cuestionadas y maltratadas. Por ejemplo, GIRE documentó casos en los que las enfermeras llamaron “asesinas” a las mujeres.

Según el informe, cuando las mujeres son denunciadas, el Ministerio Público (MP) responde de inmediato y acude a los hospitales a interrogarlas aunque estén en camilla, lo que para esta organización es una violación del derecho al debido proceso.

En muchas ocasiones, los casos se basan exclusivamente en confesiones autoincriminatorias realizadas en contextos de emergencias médicas, “sin mayores pruebas que acrediten su responsabilidad”, expone el informe.

En otros casos, “por falta de información, mala atención jurídica, el trauma que sigue a un parto fortuito y las acusaciones en su contra, las mujeres se consideran asesinas”, narró José Luis Gutierrez Román, director de la organización Así Legal que acompaña a casos en centros penitenciarios. Sólo después de preguntarles cómo fue que supuestamente “asesinaron” a su hija o hijo, resulta que fue un parto fortuito o un aborto, declaró.

En tanto, el profesor Pedro Salazar Ugarte, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, aludió a la incertidumbre que viven las mujeres en el país, debido a las legislaciones tan distintas de cada entidad. Es una grave violación a la igualdad jurídica “que el lugar en que la mujer se encuentre a la hora de interrumpir el embarazo defina la manera en que es tratada”, y llamó a las instituciones a armonizar la legislación con el Código Penal de la CDMX.

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook